Soneto: Callé la boca por oírte

Callé la boca por oírte

Cuando callé la boca fue por oírte,
susurros y murmullos de tu fama
dominaban el aire, cual la llama
dominará al espacio si al morirte

baja un ángel del cielo a seguirte;
si hallas en el camino a la retama
riégala con sudores si reclama,
su derecho a vivir sin compartirte.

Allí donde florece está la vida,
sigues tú tu camino hacia tu puerto,
siempre vas hacia abajo en franca huida.

Sabes que del nacer al estar muerto
solo se oye al murmullo de la vida,
en la fuente en que naces verdad fluida.

el 20/3/12  J.LL.Folch
Llicència de Creative Commons

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.