Soneto: Ojal

Ojal

Ojal de una camisa que si aprieta,
del cuello es el final del espantajo,
ayer era uniforme hoy es andrajo,
hoy es presentación triste tarjeta.

Ahora es el final en triste meta,
no alcanzará el botón por más trabajo,
en abrochar el cuello del marrajo
hoy tiene la razón aquel profeta:

«No hay alfiler que lo pase un camello»;
ni tampoco hay ojal que alcance al cielo,
negociando en ser útil a tal cuello.

La soga es el mejor ojal de duelo,
quiza una solución de los más bello,
que el cuello ciña al rey del gran camelo.

el 20/7/12 J.LL.Folch
Licencia Creative Commons
Ojal por J.LL.Folch se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en jllopart.wordpress.com.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.