la verdad reveladora

La verdad reveladora

¿Estarán las formas en los cielos para redimir
del hereje su vacía agonía infinita?
¿solo cuando la luz nos las presenta?
y la noche las vuelve frías he invisibles;
lo que fue será ilusión de un instante,
el placer de alcanzar una cima que no existe,
y que huye por la cloaca de la vergüenza,
la miseria del egoísmo de un instante,
el remordimiento por el dogma quebrantado,
o la liberación de las tripas, liberadas
por el peso mortal de la conciencia.
El sabor agridulce entre dos polos opuestos,
entre la desnudez de la carne, y el vestido del hipócrita,
que cubren las vergüenza por algunos decretadas,
la atracción de los cuerpos no celestes,
los perjuicios de la ficción nacidos,
creando vidas espontáneas sin futuro,
esclavos obedientes, a lo divino temerosos,
del semejante superior que es un granuja,
y que solo los gusanos en su muerte lo delatan,
lo igualan, y ante el esclavo lo desmienten;
su poder se ha terminado su voz no existe,
surge entonces la verdad reveladora.

el 31/1/13 J.LL.Folch
Licencia Creative Commons
la verdad reveladora por J.LL.Folch se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en https://jllopart.wordpress.com/2013/01/31/la-verdad-reveladora.

4 pensamientos en “la verdad reveladora

  1. Forjando la Armadura, de Rudolf Steiner
    Forjando la Armadura, de Rudolf Steiner

    Me niego a someterme al miedo
    que me despoja de la alegría de mi libertad,
    que no me deja correr ningún riesgo,
    que me torna pequeño y mezquino,
    que me ata,
    que no me deja ser directo y franco,
    que me atormenta,
    que ocupa negativamente mi imaginación,
    que siempre pinta visiones sombrías.

    Sin embargo, no quiero levantar trincheras por miedo al miedo.
    Yo quiero vivir y no quiero encerrarme.
    No quiero ser amigable por miedo de ser sincero.
    Quiero pisar con firmeza porque estoy seguro
    y no para cubrir mi miedo.

    Y cuando me callo, quiero hacerlo por amor
    y no por temor a las consecuencias de mis
    palabras.

    No quiero creer en algo
    sólo por el temor de
    no creer.
    No quiero filosofar por el miedo a que algo pueda tocrme de cerca.
    No quiero doblegarme solo porque tengo miedo de no ser amable.
    No quiero imponer algo a los otros
    por miedo a que puedan imponerme algo a mí.
    Por miedo a cometer errores, no quiero
    tornarme inactivo.
    No quiero huir hacia lo viejo, lo inaceptable
    por temor a no sentirme seguro frente a lo nuevo.
    No quiero hacerme de importante, porque sino tendría miedo de ser ignorado.

    Por convicción y amor,
    quiero hacer lo que hago y
    dejar de hacer lo dejo de hacer.

    Quiero arrancar el dominio al miedo y
    dárselo al amor.
    Y quiero creer en el reino
    Que existe en mí.

    Rudolf Steiner

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.