89

89

Olía a herrumbre,
penetraba su aroma
por la nariz,
llegaba hasta la médula
del hueso… se hundía.
Chirriaban los goznes,
y un olor a cerrado
llegaba, sin permiso
a todos los rincones,
sin más todo anunciaba
la rotundidad del olvido…

j.ll.folch

 

Anuncios

6 pensamientos en “89

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s