445

445

Poco se yo de ti
que no sea el no verte,
el no saberte sabia,
de los años que sumas
archivando recuerdos,
en el armario oscuro
de tu mente preclara;
en donde tu consciencia
va dejando dormir
todo aquello que sabes:
Los amores ajados,
las miserias vividas…
Esas tardes de otoño,
con sus ocres profundos,
donde empieza el invierno
y el verano se deja,
me recuerdan que aun
están por descubrir
los secretos, que guardan
esas hojas caídas
frente de esa ventana,
la de tu habitación.

24/10/16  j.ll.folch

Copia este código para que tus visitantes sepan.

6 pensamientos en “445

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.