Soneto: Que Dios nos coja confesados

Que Dios nos coja confesados

Transcurre el verso lejos del poeta,
la dignidad tan lejos del sentido,
la voluntad cautiva en la probeta,
y la verdad hoy vive en el olvido.

La solución pendiente de la treta,
la corrupción que bien se ha permitido,
la libertad guardada en la maleta,
y al preguntar… oirás que nadie ha sido.

¿Quién va a escuchar lo que dice el profeta?
¿Quién va a llorar aquello ya perdido?
¿Quién va a poner su nombre en la tarjeta?

Echarse atrás de todo lo vivido.
No utilizar la misma servilleta.
Y procurar de Dios ser preferido.

14/2/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

4 pensamientos en “Soneto: Que Dios nos coja confesados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s