Soneto: Guarda tu vanidad

Guarda tu vanidad

Guarda tu vanidad, no es flor de loto
esa jactancia tuya que te envuelve,
y mira en el espejo que se ha roto,
la imagen de ti mismo que devuelve.

Observa de que tiempo es esa foto,
es esta, que la tripa te revuelve;
poniendo el desvarío al tiempo coto,
al ver como tu vida se disuelve.

Preocupa a poca gente tu destino,
te crees importante, porque fuiste
tan solo un día envidia de vecino.

Mas hoy que ni siquiera eres un chiste
ni tan solo un fermento de intestino
tendrás que resarcir al que ofendiste.

30/4/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

610

610

Cuando pidas la cuenta
en ella encontrarás:
El precio del perdón,
y el de todas las horas
que robaste a la vida.
El mañana sin ti
vendrá a ser casi igual.
Tan trivial es un grano,
y tan grande es su deuda.

28/4/17  j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Soneto: A la espera

A la espera

No vayas a esperar que en ti confluya
esa sabiduría que a otro alcanza.
Sobrevivirá, aquel que en la mudanza
la memoria del tiempo no lo incluya.

Ni vayas a creer que se diluya,
todo aquello que fue tu desconfianza.
De poco servirá tirar la lanza,
sobre aquel que la vida ya no es suya

Observa el proceder de quien espera
ver renacer al día, cuando alza
sobre del horizonte el Sol su esfera.

No siempre la belleza solo ensalza,
la solitaria flor, de primavera,
cuando su fina imagen se realza.

29/4/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.