Soneto: La ofrenda

La ofrenda

No busques donde no hay nada que hallar,
ni vengas a pedirme a mi permiso,
jamás ha conseguido quien no quiso,
saber sobre las cosas por dudar.

No puedes solamente en el soñar,
buscar sencillamente oler el guiso.
No busques agradar sin previo aviso,
de nada servirá tu conversar.

Tan solo vas hallar en el altar,
la ofrenda que dejaste a tu regreso,
las huellas de tus pasos por andar.

Tú sabes que al pasar tu propio peso,
dejó sobre la piedra por grabar,
aquello tan divino que es un beso.

5/7/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s