Soneto: La mella

La mella

Quisiste recobrar el buen sentido,
mas solo hallaste en ti tu desconcierto;
a veces no es tan solo el haber sido,
de la razón verdad, de aquello cierto.

A veces no se cuenta lo vivido,
cuando falta una nota en el concierto,
cuando se va volando lo aprendido,
tan solo ha de quedar un surco abierto.

No puede controlar aquel que quiere,
la sutil percepción de lo querido,
que escapa del haber de lo que hiciere.

Mañana cargará de hojas el nido,
y el filo de la espada, la que hiere,
las mellas llenarán su recorrido.

25/9/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.