Soneto: El reloj

El reloj

Miraba su retrato y recordaba,
aquellas horas nuevas del ayer,
pensaba que su tiempo al fin llegaba,
con la noche y sin más amanecer.

Lucía de otros tiempos, que soñaba,
que solo había en el todo el placer,
y mientras el reloj si que avanzaba,
despacio como siempre suele ser.

Ahora las arrugas han ganado,
su piel que un día fue de cera y miel,
que su retrato muestra allá colgado.

Mañana todo aquello será hiel,
mañana vendrá a ser todo pasado,
el tiempo no perdona siempre es fiel.

30/12/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

6 pensamientos en “Soneto: El reloj

  1. Que sensación más personal y más compartida, por tantos tiempos, por tanta gente, y todas ellas, únicas para cada rincón y para cada momento de cada persona; conscientes, en el presente, del tiempo escapado, de los momentos que se convierten en vida una vez pasados.
    Lo he de-gustado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s