Soneto: La duda

La duda

No esperes ahondar más en la duda,
ni esperes alcanzar jamás la gloria,
la vida nos desnuda nuestra historia,
y el tiempo a la vejez la vuelve muda.

No esperes encontrar al que se escuda
allá en la eternidad, de la memoria.
El palo solo está sin zanahoria,
a veces el dudar nos pide ayuda.

Muy pronto has de buscar una victoria,
que te haga sentir, cuando a tu llegada
tengas que analizar tu trayectoria.

Olvídala, cuando oigas la llamada
que te haga sonreír. No es giratoria
esa puerta que se abre hacia la nada.

27/6/12 j.ll.folch

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.