Soneto: No…

No…

No guardes tu rencor bajo la alfombra,
ni bebas elixires de la suerte,
no quiero tras la noche yo perderte,
ni quiero rastrear siempre tu sombra.

Frecuente es la verdad que nos asombra,
frecuente es el temblor de quien es fuerte,
tan solo una visita hace la muerte,
aquella que una vez solo nos nombra.

No esperes contener a tu destino,
inútil esperar que lo lejano
lo puedas alcanzar siendo un cretino.

No creas además que el que es ufano
lo sea eternamente, pues su sino
no siempre irá a extenderle hacia el su mano.

23/9/18 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.