Soneto: Severo

Severo

No deja la verdad de atormentarme,
no deja la mentira decidirme,
mañana no sabré por donde irme,
jamás podré a todo ello acostumbrarme.

No dudará el destino en reclamarme,
ni menos la ironía en bendecirme,
no se como a mi mismo consentirme,
tampoco se por ser si he de quedarme.

Aquí comenzará todo el declive,
la historia sin final del desespero,
de aquel que busca en si y nada percibe.

Mas pienso si algún día pierdo el fuero,
o vendo a mi pesar lo que en mi vive…
¿será tal impiedad error severo?

25/3/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Tonos grises

Tonos grises

Apenas se de ti ni cosa vana,
apenas te comprendo lo que dices,
y buscas si hay en mi días felices,
y cuentas ilusiones de la nada.

Que poco prometió la madrugada,
con poca luz no se vieron matices,
fueron los tonos tan solo de grises,
que poco dio en si misma tal jornada.

Ahora que llegaste te despides,
que poco han penetrado las raíces,
que escasos los sarmientos de las vides.

Ahora que de todo te desdices,
ahora que no puedo, tú me pides
que perdone de ti tantos deslices.

24/3/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Indivisible

Indivisible

Demandas comprensión, y es imposible
que nos ordene aquel que no decide.
Que poco pueda darnos el que pide,
jamás hubo medida en lo invisible,

Advierte tembloroso, quien sensible
no encuentra dimensión en lo que mide,
ni encuentra la razón aquel que impide,
que nazca de ti aquello que es posible.

No creas que todo es indivisible,
eternamente unido por si mismo,
no siempre lo real es descriptible.

Temblores son avisos de seísmo,
temores acompañan lo impasible,
fervores desbordando el eufemismo.

fecha 24/3/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Mañana

Mañana

Con cuanta fe yo alcé muros de arena,
con voluntad también labre mi gloria,
mas solo ha de quedar en la memoria,
el estante vacío en la alacena.

Despido a mi entender la enhorabuena,
mañana seré parte de la historia,
mañana no habrá más misericordia,
mañana sentirás reír la hiena.

Mañana veré arder toda la cera,
mañana veré desde la alta almena,
los campos despedir la primavera.

Maña podré observar la última escena,
mañana yo estaré en la cabecera
de quienes no obedecen al que ordena.

21/3/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.