Soneto: Alevosías

Alevosías

El corazón diste al desahuciado
y en ti encontró el consuelo y el cobijo,
la joya del amor, el gran alijo,
no fue mi recompensa a lo soñado.

Mediste tu bondad, la que le has dado
a quien nunca jamás nadie bendijo,
y es ahora tu piedad la que exijo,
mas se que no tendré de ti tu agrado.

Tú sabes bien que estoy de ti embriagado,
mas bien se por saber que me has vendido,
que en pago a mi favor me has traicionado.

Prefieres acoger quien nunca ha sido
de ti conocedor, un extraviado,
mientras que de mi haber tu te has salido.

21/7/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .