Soneto: Tiempo de vida tiempo de muerte

Tiempo de vida tiempo de muerte

No puedes entender porqué no siento,
ninguna sin razón que me conmueva,
el agua con el barro se renueva,
y el tiempo va detrás en pos del viento.

Igual que sin la vida no hay aliento,
igual la noche eterna está en la cueva,
la súplica al perdón al cielo eleva,
él que sembró sin mas, más sufrimiento.

No cuesta decidir lo que no importa,
no importa el escuchar quien nada dice,
la necedad humana aun más soporta.

Que poca exactitud del que predice,
el tiempo de la vida se recorta,
y el tiempo de la muerte lo bendice.

26/8/19

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: La morada

La morada

Sentado en el portal de mi morada,
alerta estoy por si llega un carruaje,
la soledad me llena de coraje,
de un vacío vecino de la nada.

En día y hora y fecha señalada,
ha de llegar “ligero de equipaje”
aquel que no le queda más paisaje,
que el congelado en su última mirada.

“Volverán las oscuras golondrinas,
en tu balcón sus nidos a colgar”
te honrarán con amargas golosinas.

Mañana, podrás ver tras esperar,
como cae la fruta, las endrinas,
en el patio trasero de tu hogar.

24/8/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Octava 3

Octava 3

Yo no se que es el sufrir,
ni tampoco se contar,
solo puedo asegurar,
que de poco soy capaz.
Solo se que de vivir
nadie me puede enseñar,
no hace falta demostrar
que yo en todo soy sagaz.

20/8/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Anhelos

Anhelos

Te cuento yo desde mis ansiedades:
No busco hallar en ti ningún consuelo,
cual pájaro que nunca alzará el vuelo,
que expía sus pecados sobre altares.

No busco tempestades en los mares
tampoco que mis pies no toquen suelo
a veces noto en ti tanto recelo
que dudo que te apenen mis pesares

Yo no quiero mi llanto en mi pañuelo,
y si lograr que el odio y el perjuro,
no alcancen a vestirnos con su velo.

Espero que tú sientas ese anhelo,
que es tener en las manos el futuro,
y con ese poder fundir el hielo.

23/8/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.