Soneto: El marginado

El marginado

Ahora que te vas de tu presente,
ahora que olvidaste tu pasado,
ahora que el futuro se hace ausente,
te he de decir que… irás al otro lado.

Ahora que tu mente se resiente,
Ahora que tu alma se ha pesado,
Ahora que tu voz ya no se siente,
serás de todos modos marginado.

Mañana rezarán por ti los santos,
las vírgenes querrán coger tus llantos,
tras ello cesarán tus desesperos.

Pero aun es hoy un día de quebrantos,
el último de tantos entre tantos,
en el vas a pagar tus desafueros.

21/8/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Declárate insumiso penitente

Declárate insumiso penitente

Escapa del abuso de los años,
declárate insumiso penitente,
enfréntate a espejismos, sus engaños
te hacen ser de tu tiempo dependiente.

Procura no ceder a los apaños,
a mendigar tu tiempo que está ausente,
pues pronto tú tendrás los desengaños
de aquello que hace al tiempo impertinente.

Mas todo efecto tiene su retorno,
devolverás con creces ser un necio,
no quedarás sin duda como adorno.

El tiempo a todos cobra un justiprecio,
repite en cada ciclo el mismo entorno,
ese joven de ayer bajó hoy de precio.

21/8/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Ayudas

Ayudas

Sobre este bien que es tuyo nunca cejes
pues corta vendrá a ser tu autonomía,
igual que será breve tu alegría,
pues poco ha de servir que tú te quejes.

Vigila bien el hilo con que tejes,
las telas que serán de fantasía,
no vaya a ser que les cojas manía,
y luego por «descuido» te las dejes.

Tu tren ha de partir con gran retraso,
igual que el que acumulan tanta dudas,
la fuente inexorable del fracaso.

A veces las palabras más agudas,
te avisan que vigiles cada paso,
no vaya a ser que fallen las ayudas.

21/8/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Las dos caras

Las dos caras

Si la verdad nos da la luz de velas,
y la mentida forja necedades,
pregunta por tus propias ansiedades,
pregúntate porqué el dolor de muelas.

No siempre se maduran las ciruelas,
del cielo a veces llueven veleidades,
a veces no son ciertas las beldades.
Es fácil el clavarse unas tachuelas.

Y cuando la desdicha se presenta
la luz se oculta, tras tupido velo,
allí se encuentra el mal que la alimenta.

En cuando se distingue el azul cielo,
entonces desvanece la tormenta,
y luego quien regresa es el consuelo.

20/8/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Descrédito

Descrédito

Acepto tus disculpas por no dármelas,
igual que la ola acepta a su rompiente,
y el choque que se escucha de repente.
¿Mis lágrimas de sal quien va a limpiármelas?

¿Y quien mis ilusiones va a quitármelas?
¿A caso será el indiferente?
quien confunde las cosas de la mente,
y viene con falacias a ocultármelas.

Quien juega con la apuesta equivocada,
pronto verá el fracaso tras la ruina,
lo hará contra de si, sin hacer nada.

¿Que podría ocurrir, si en una esquina
se encendiera el amor en llamarada?
¿Sentiría el dolor quien se calcina?

19/8/18 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.