Soneto: El elegido

El elegido

Esfuérzate en tenerlo bien presente,
el precio que pagar por haber sido.
Date por satisfecho, he inmerecido
el premio por no haber estado ausente.

Mas piensa que es del todo consecuente,
aquel que ante el temor de ser vendido
se fue volatizando, se hizo olvido,
renunció a la certeza en si evidente.

Plantéate s i ha sido inmerecido,
ser el chivo expiatorio de un fracaso,
pagar la cuenta de otro que ha bebido.

Y ahora te pregunto, por si acaso,
si te merece ser el elegido,
que pronto irá borrándose en su ocaso.

31/10/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: No serás tú mi musa

No serás tú mi musa

Traicionan los recuerdos la memoria,
y buscas del silencio su soporte,
la brújula señala siempre al norte,
no ocultes ante mí tu triste historia.

Tú sabes hechizar con tu oratoria,
y buscas entretanto algún soporte,
a tus vicios, a tu torcido porte,
y a tu falacia oral tal ilusoria.

Reconozco el valor de cada cosa,
la dignidad ganada en el denuedo,
carencia que te impide ser hermosa.

Pues debo así advertirte, que no puedo
tenerte en mi jardín, ¡oh! “bella rosa”
no serás ni mi musa ni mi credo.

30/10/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: El linde

El linde

Con cuanta vaguedad pasan las horas,
que nos dejan por ver lo nunca visto,
las tentaciones que hay en las demoras,
las dicta atentamente el anticristo.

No suelen dar las ansias las mejoras,
el tiempo se lamina cual esquisto,
las horas son del tiempo acreedoras,
tiene la cuenta exacta un tal Mefisto.

La vida al terminar pasa factura,
le cobra el Hacedor los intereses,
al que faltó al amor y a la ternura.

Por mucho que ese tiempo lo midieses,
solo Mefisto sabe su mesura,
experto de alcanzar lo que quisieses

29/10/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Lo que callas tú todos conocen (la deuda)

Lo que callas tú todos conocen (la deuda)

¿De qué te servirá ser tan discreto,
si lo que callas tú conocen todos?
La deuda que tú tienes no es secreto,
igual que no lo son ni tus apodos.

Procura de ceñirte a lo concreto,
del pantanal no agites viejos lodos,
o a tu idea verás que ponen veto
aquellos que no saben tener modos.

Mas busca la salida con respeto,
no busques esquivar lo que es la norma,
y enfréntate a esta deuda que es tu reto.

No des a tu calzado cualquier horma,
no seas de la deuda el propio objeto,
no dejes que ello tome cualquier forma.

28/10/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.