Soneto: Hay pocas frutas que aun sean sabrosas

Hay pocas frutas que aun sean sabrosas

Ignoras a que altura llega el techo,
y en donde se colocan las baldosas,
las ordenes ya se que son odiosas,
que no hay verdad sembrtada en el barbecho.

Pocas cosas se ajustan a derecho,
hay pocas frutas que aun sean sabrosas,
y otras cuantas almenos son dudosas,
el garante mayor es el despecho.

Para encontrar el límite de todo,
nos bastará llegar al infinito,
o buceando incluso bajo el lodo.

No falta ser el sabio, el erudito,
incluso aquel que siempre va beodo,
observará que todo esta marchito.

26/11/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Censura

Censura

Yo se de que carecen tus sentidos,
aquellos que otros tienen tu no tienes,
aquello que aun pagando no lo obtienes…
estar presente junto a los ungidos.

Son los que no han estado sometidos
aquellos que aborreces, no los tienes
postrados a tus pies, pues son sus bienes
aquellos que tu diste por perdidos.

No dudes perderás esa confianza,
de los que como yo te hicieron mito,
la duda es al final la que te alcanza.

No esperes el perdón de tu delito,
el tuyo pesa más en la balanza,
por afear aquello que es bonito.

205/11/19 j.ll.folch

Soneto: La huella

La huella

Aquello que hay en ella deja huella,
no se que debe ser, si es un aviso
que me hace obedecer, me hace sumiso
a esa inherente luz, la de su estrella.

Mas se que a mi entender, tan solo es ella
que puede mantenerme en el inciso,
de alcanzar a su lado el paraíso,
por más que su desprecio haga en mi mella.

Por más que la llamé jamás me vino,
el eco se callo frente al abismo,
cayo por fracasar, el propio sino.

No se puede ocultar con el cinismo,
la amarga realidad del desatino,
que por voluntad propia se agrie el vino.

22/11/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: El viejo zorro

El viejo zorro

Me das la bienvenida cuando alcanzo,
por mi mismo saber de tus defectos,
mas pones como trampa tus afectos,
y mientras pienso en ti que poco avanzo.

Tu juegas con mi alma, mientras danzo
la danza que tan solo los selectos,
la gozan por se ellos los electos,
mas sin tu bendición a ella me lanzo.

Yo se que para ti soy un engorro,
mas pongo mi esperanza en el destino,
se bien que no vendrás en mi socorro.

Espero ese milagro, el desatino,
que logre que la zorra vaya al zorro,
y que haga que el endrino pierda espino.

22/11/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.