Soneto: No vueles más tan alta

No vueles más tan alta

No esperes ver el sol, donde hay las sombras
que oscureciendo van las alegrías;
florecerán del verso alegorías,
y del miedo fantasmas que no nombras.

No busques por debajo las alfombras,
ni vueles hoy más alta que otros días,
sin duda cargarás con agonías,
de quienes ya olvidaste y hoy te asombras.

No escucho de tus labios melodías,
tampoco como cantan las sirenas,
ni bebo de aquel vaso en que bebías.

No corre más tu sangre por mis venas,
ni paseo por donde tú solías,
en donde escarnio hacías de mis penas.

28/4/20 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Mejor un pareado que un soneto anormal

Mejor un pareado que un soneto anormal

Encima va el acento cuando es una vocal
con esa consonante me quiero pelear,
con ese circunflejo no hay nada que buscar,
el entrecomillado suele ser anormal.

Nunca es mejor la copia, que un solo original,
pero es mejor el ritmo del acento final,
los versos son palabras, ello es fundamental,
tan solo es un discurso, tal vez de un bien o un mal

Palabras son palabras, que nos pueden contar…
tan solo la mentira, tan solo la verdad,
o las dos cosas juntas, que nos hacen dudar.

Mas dicen que lo bueno tan solo es brevedad
de la palabra escrita, que se hace laminar,
dos versos son poema, la mejor calidad.

29/4/20 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: No es justo el reparto de laureles

No es justo el reparto de laureles

Ni el verde ni el azul de mis pinceles,
podrían mantenerse sobre un lienzo,
no todo está previsto en su comienzo,
ni justo es el reparto de laureles.

No espero en el desierto ver vergeles,
difícil es el verso, y no convenzo
que no agota el subir, y que no venzo
el miedo de perderme entre papeles.

No espero recibir glorias y honores,
ni tampoco alcanzar lo que no existe,
ni conseguir de otros sus favores.

Mas espera y verás lo que no viste,
como hace frente a los viejos temores,
mi pincel que a rendirse se resiste

28/4/20 j.ll.folch