Soneto: Tendido en el diván surge la duda

Tendido en el diván surge la duda

Tendido en el diván surge la duda,
si todo lo que digo le interesa,
a aquel que de escuchar hace promesa,
de darnos con su oído gran ayuda.

¿A caso la sordera se hace muda?
¿A caso pesa el peso que no pesa?
Preguntas… por respuesta, la sorpresa
me llega hasta el diván, voz tartamuda.

Pues toda introspección es una excusa,
y toda regresión un esperpento,
el nivel variará según la esclusa.

Tendido en el diván yo me arrepiento,
(de no entregarle mi yo solo a mi musa,)
si un triste techo es hoy mi firmamento.

25/11/20 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

2 pensamientos en “Soneto: Tendido en el diván surge la duda

  1. En el reposo llegan pensamientos; pensamientos llenos de dudas, qué al escribirlos muchas veces nos trae más dudas de las que ya tenemos. A veces pienso… pienso y pienso y mientras más lo hago, menos entiendo, surgen y surgen muchas más dudas, y se enredan los pensamientos, es difícil, muy difícil, comprender la vida, tan diferente a mis pensamientos y mis dudas que son tantas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.