4454

4454

Nos prometieron más pan,
y también mayor justicia,
mas las promesas se van,
solo queda la noticia,
solo el polvo del desván,
el polvo de la inmundicia.

26/3/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: En guardia

En guardia

Después de largos años olvidado,
procura no salir mas de la cuenta,
la duda en las ausencias se frecuenta,
no busques tu presente en el pasado.

Procura cuando tires tus dos dados,
que no liquiden del todo a tu renta,
mejor es ver que pasa, si se intenta,
en dejar los problemas alejados.

Espera que la niebla se diluya,
y al pasar por delante de tu casa
el vendaval, que nada te destruya.

Atento para ver que es lo que pasa.
y entona luego cantos de aleluya.
si al pasar la desgracia nada arrasa.

25/3/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Octava I

Octava I

Deleita el corazón la flor de loto
que aviva de alegría al mismo cielo,
la vida se recrea, y el anelo
no deja de crecer, cuanta hermosura.

Y late el corazón lleno de gozo,
cuando de ocres se viste el firmamento,
con nubes caprichosas, que hace el viento,
virginales vestales de la altura.

22/3/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: El rey del dolo

El rey del dolo

De tanta brevedad del tiempo escribe,
el que nunca llegó presto a destino,
faltando analizar si hay desatino,
en quien el protocolo no concibe.

¿Mas debe responder el que recibe
esas cartas marcadas, (me imagino
por la mano procaz de un adivino)
ante tal falsedad ser invisible?

Se debe mantener más apariencia,
que aquella que nos manda el protocolo,
para disimular la escasa influencia.

Que poco conocemos quien va solo,
pero si se conoce el que en esencia
solo es sencillamente el rey del dolo.

22/3/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivadas 4.0 Internacional.

4026

4026
Cultivo la amistad

Cultivo la amistad
en un jardín de ensueño,
desdeño el protocolo,
la falsa apariencia
y juzgo solamente
aquello que no importa.
Espero ver pasar
los días aburridos,
y cuento por contar,
los días que me faltan
para ver tu ataúd,
pasar frente a mi hogar,
cuando se ponga el Sol
me sentaré a tu lado,
esperaré soñando
que llegue un nuevo día,
(… si acaba por llegar)
Después de tantas sombras
cultivo la amistad,
con el mismo Morfeo,
junto a sus amapolas,
en su jardín de ensueños
de opiáceas flores,
y colecciono esquelas
de aquellos que se fueron,
invitaciones suyas
a la eternidad…
viajes de placer,
en vagones de lujo,
estancias palaciegas
con urnas de cristal,
estáticas figuras,
estatuas humanas,
cultivo la amistad
fuera de protocolos,
con tanta libertad
me siento prisionero
de lo que fui, y…¿Quién soy?
…la sombra solitaria
de un personaje anónimo,
un nombre en la pared,
junto a un verso olvidado,
un huérfano sin más
que vaga a su pesar,
sin rumbo y sin hogar,
por doradas estancias,
y roza con sus dedos,
«los mármoles eternos»
que cubre un polvo gris,
y traza con el índice
paisajes que no existen,
caballos desbocados,
y soñolientos elfos,
un mundo de color,
una burbuja etérea.
Cultivo la amistad,
entre seres fantásticos,
que no existen aquí
en donde vivo y duermo,
si no en el más allá,
tras esa puerta oculta,
la de mi habitación.

12/12/20 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Último atardecer

Último atardecer

Sentir el viento reirse entre las rejas,
de esta prisión del alma, encadenada,
sentir llover, y el surco de la arada
reabriendo heridas cerradas de viejas.

Ponerse el sol tras de las rojas tejas,
de este mi hogar, ventanas a la nada
que al cielo se abren en la noche helada,
entre un silencio, el rey de tantas quejas.

Mañana habrá un deseo ya quebrado,
una sonrisa en un mármol grabada,
un llanto solo de años congelado.

Mas hoy será como cada jornada,
un dáa más del tiempo descontado,
la advertencia certera de la nada.

22/3/21 j.ll.folch


Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.