3470

3470
Hay en la espera,
un punto de soledad…
intransigente;
un punto sin retorno,
es el olvido de aquel que nos presto,
el tiempo habido.

26/7/20 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Soneto: «Defectos»

«Defectos»

Cortado el mismo brazo y pie derecho,
has de sentir alivio de tal peso,
recorrerás ligero cualquier trecho,
serás de todos causa de embeleso.

A pierna suelta cruzaste el barbecho,
será de ti noticia tal suceso,
transitarás del todo satisfecho,
de tu carencia, al ser el contrapeso.

Ya ves tú, no es penuria algún defecto,
a veces hay alguna recompensa,
la de pisar a medias un trayecto

Mayor honor da la mayor ofensa,
que cae sobre aquel, el imperfecto,
que en su falta ha de hallar su gran defensa.

22/9/21 j.ll.folch


Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Soneto: De la paciencia y la brevedad.

De la paciencia y la brevedad.

La brevedad anuncia la carencia,
la desventura es solo la desgracia,
es la ilusión que espera a la vivencia,
cual el rosal en mayo da su gracia.

Hay quien se espera a base de paciencia,
y desespera aquel sin eficacia
que escaso va de propia inteligencia;
que al no cuidar su rosa, acabó lacia.

La realidad es la pura evidencia,
no hay soledad cuando el jardín florece,
la soledad esta en lo que fallece.

La brevedad es fruta de la urgencia,
la paciencia premia aquel que merece
ver al rosal cuando en mayo florece.

21/9/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Soneto: Santos, rameras, macarras y ratas

Santos, rameras, macarras y ratas

De Dios se ocupan santos bien amados,
y del diablo rameras y macarras,
dicen canciones de viejas guitarras…
«son como siempre dos viejos aliados».

Nosotros somos los desheredados,
aquellos parias sin puerto ni amarras,
somos el vino agriado en viejas jarras,
nosotros somos los desventurados.

¿Qué buen señor vasallo no merece?
¿Qué sátiro no duerme con el diablo?
nuestra mano la cuna de ambos mece.

Nosotros somos de los cuales hablo…
palanganeros, por mas que ello escuece
somos las ratas que hay en el retablo.

19/9/21 j.ll.folch


Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.