Soneto: Esta razón que escapa al sentimiento

Esta razón que escapa al sentimiento

Esta razón que escapa al sentimiento,
la mirada que busca no confío,
esa mirada dura como el frío
es la causa común de mi lamento.

La desazón que está en todo momento,
la evidencia de aquello que no es mío,
es la causa común del desvarío,
es ese frío helado, el de tu aliento

¿Mas qué nos mueve a ser lo que no somos?
al emular sin más lo que soñamos,
aparentando ser seres muy humanos.

No salimos de los propios asomos,
ni siquiera sabemos si es que amamos,
y sin embargo somos tan ufanos.

19/9/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

4795 (versos de musa)

4795 (versos de musa)

¿En que jardín se marchita la rosa?
¿En que lugar se olvidará el recuerdo?
Solo tu sombra ha cavado la fosa.

No se poqué es junto a ti que me pierdo,
oculta el polvo el verso, el de mi losa,
sobre ella está tu sombra en desacuerdo.

3/6/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

6502 (versos de musa)

6502
(versos de musa)

Te dibujé despacio,
con trazo tierno,
buscando entre las líneas
algún recuerdo,
y halle atardeceres
entre tus labios,
y olvidos apagados
en tus oídos,
en tus parpados vi
mágicas noches,
tantos amaneceres
entre sonrisas.
Te dibujé despacio,
con trazo suave,
igual que el que busca
entre recuerdos,
olvidados aromas
de flores frágiles,
olvidados sabores
de ambrosías.
Te dibuje despacio,
y sin saber como,
cruzamos las miradas
por un instante.

18/9/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Sonetos: Fervores

Fervores

Me pregunto si en medio de la nada;
se pueden ver nacer esos fulgores
destellos de las luces, de colores,
que crecen al nacer la madrugada.

Me responden… detrás de una jornada
hay jinetes que van luciendo honores;
de una noche que fue por sus favores,
la puerta del ayer muy bien sellada.

Es acaso saber del que ha pecado,
llegar a conocer de las vergüenzas,
de quien por no soñar es condenado.

Más difícil va a ser que te convenzas,
que quien tu propio sueño te ha robado,
no te ha de devolver sin que le venzas.

16/9/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.