Soneto: El sobreprecio

El sobreprecio

Pague con mi dolor mi servidumbre,
brinde sin un temor por mi deseo,
el conquistar sin más esa alta cumbre,
y ahora soy de mi mí propio reo.

Busque con el placer tener costumbre,
y ahora soy aquello en que no creo,
mezclado junto a tanta muchedumbre,
un niño solitario en el recreo.

Que poco ha de valer ser uno mismo,
si todo lo demás no tiene precio,
si nada es ya verdad solo es cinismo.

Tan solo vive bien el que es un necio,
una pieza sin más del mecanismo,
el que paga su propio sobreprecio.

28/11/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.