Soneto: Desespero

Desespero

No existirá el perdón si no es sincero,
sin una constrición que a este lo avale;
no hay árbol en desierto que alguien tale,
ni nada que sumar que sea cero.

No hay márgenes de error en el te quiero,
ni imbécil que el que es sabio no lo cale,
tampoco si nadie entra nadie sale,
no ha de evitar todo ello el desespero.

Mas la duda ha de herir al sentimiento,
de quien al ver todo ello reconoce,
que la injusticia propia barre el viento.

No hay sombras en la vida sin un roce.
aun que si se podrá oir solo un momento,
chillar, que ni su espejo lo conoce.

25/11/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: El desafío

El desafío

No busques el azar donde no existe
ni gloria ni perdón, ni valentía,
aprende la lección, pues algún día
podrás ver y tocar lo que no viste.

Escucha y sentirás lo que no oiste,
palabras de indulgencia, las que había
presas en un rincón, donde solía
dormir la indignidad que se resiste.

Mas lucha, y al luchar ten por seguro;
que aquel que así lo hace al fin consigue
coger también el tren que va al futuro.

Procura mantenerte en pie, y persigue
el premio de saberte que eres puro
y podrás desdeñar al que te obligue.

24/5/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: Deseos

Deseos

Queremos ver sonrisas donde antes
no había luz, de días desgraciados,
y ver volar mariposas radiantes,
sobre los campos de nuevo sembrados.

El pretender tener bellos instantes,
va más allá de los desaguisados,
que alguna vez fueron desconcertantes,
cuando intentaron sin más ser borrados

Se ha de notar un peso más ligero
en el periplo, el liviano bagaje
logra borrar de todo el desespero.

Basta buscar de la llave el encaje
que abre el candado, el portón del trastero,
donde se guarda el secreto brebaje.

23/11/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: Han puesto precio a los bellos instantes

Han puesto precio a los bellos instantes

Paso sin ver jardines y alamedas,
sin contemplar paisajes fascinantes,
ni tan siquiera los goces cambiantes,
de las sombras de viejas arboledas.

Han puesto coto al paso por veredas,
han puesto precio a los bellos instantes
de contemplar rocíos tan brillantes;
ese placer valdrá trece monedas.

Paso sin ver horizontes algunos,
y donde estaban nuestras esperanzas,
hoy allí anidan cuervos y tribunos.

Han puesto plomo a viejas enseñanzas,
y han impuesto los severos ayunos,
a deseos a sueños y esperanzas.

22/11/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: La oscuridad jamás llega a contarse

La oscuridad jamás llega a contarse

Aun más allá del dolor y el lamento
queda por ver, como el tiempo a su paso
abandonó al azar todo el aliento,
cuando al final rozó el último ocaso.

Queda por ver ajarse el pensamiento,
y a la vez el futuro tan escaso,
se hace evidente aquello que presiento,
ese temor de dar el postrer paso.

Entretanto se observa el firmamento,
se pueden ver estrellas alejarse,
y moverse las nubes con el viento.

Cuando el reloj de sol llega acostarse,
marca el astro rey el fin del momento,
la oscuridad jamás llega a contarse.

19/11/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional