6503 XXIII(versos de musa)

XXIII(versos de musa)
Sin tu presencia,
desnuda la ilusión,
tu sombra es corta,
como la luz de ayer,
de candilejas,
todo parece ser
una quimera,
una lágrima tal vez
en una imagen,
de blanca cera.

20/11/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: No hagas castillos de lo que no existe

No hagas castillos de lo que no existe

No hagas castillos de lo que no existe,
ni hagas alarde de lo que no tienes,
más bien escasos suelen ser los bienes,
de todo aquél que a nada se resiste.

No corras más, aquello que no viste
no vas hallar, son falsos parabienes
los que te dan aquellos que a desdenes,
te han sometido, nunca los quisiste.

Gran maldad es reírse del más pobre,
gran bajeza la de rendirse al rico,
no hay factura que el tiempo no se cobre,

Difícil es que aquello que no sobre
pueda guardarse, y menos aun me explico
que por si acaso se archive en un sobre.

17/11/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: El resquicio

El resquicio

Del rosario las cuentas, el capricho,
de la vida sus cuentas son deberes,
monedas son de cambio los placeres,
poniendo a la moral en entredicho.

Salvando por honor lo susodicho,
nos queda por firmar, esos poderes
que den paso a obtener esos haberes,
el borrado total de lo maldicho.

Del cómputo final el beneficio,
muy poco a comentar todo fue dicho,
saldado aquel dolor del sacrificio.

En toda solución hay buen oficio,
y aquel que en descansar merece un nicho,
la puerta al ajustar quede un resquicio.

15/11/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: Brindis

Brindis

¿Qué tinta, sangre ajena trae el vino,
y que ilusión tardía la bebida?
borrachos de placeres sin medida,
nos trae al parecer el desatino.

Placeres sin dudar a ellos me inclino,
dolores del pesar, sangre perdida
faenas por pagar, la deuda habida
y algo en que creer, en lo que es divino.

No puede suceder lo que no ha sido,
ni puede transitar por vena en pena
la sangre que de otros se ha perdido.

Que frágil y perversa es esa escena,
del brindis con la sangre que ha teñido,
la deuda del honor con sangre ajena.

15/11/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Soneto: Aquiescencia

Aquiescencia

Destellos de virtud parecen darse,
allí donde no existe pompa alguna,
allí donde la paz de la laguna
evita que la ola pueda alzarse.

Fugaces vanidades han de hallarse,
en donde la alegría y la fortuna,
bandea a la razón sin duda alguna,
hasta que de placer llega uno a hartarse.

Son esas las cuestiones que plantea
en donde deja huella la evidencia;
allí donde la vida se recrea.

Es esa la existencia de la esencia,
de aquel que por vivir el tiempo emplea,
en cuestionarse en todo la aquiescencia.

15/11/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.