Soneto: Del zarzal y de su espino

Del zarzal y de su espino

Rendida ya la voz al desatino,
y la memoria muerta en la cuneta,
palabras las que dice aquel profeta,
florecen del zarzal y de su espino.

Vendido ya el aceite de ricino,
y el vendaval soltado, abriendo grieta,
no queda solución, el tiempo aprieta
hacia el punto final, el del destino.

Mas queda por leer lo que está escrito,
palabras que ante ayer fueron impresas,
palabras que hoy tal vez son un delito

Aun quedará por ver si hay más sorpresas
no sea que se oiga más de un grito
surgiendo del zarzal, quejas aviesas.

19/1/22 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.