Soneto: Del viejo perro y el viento frío

Del viejo perro y el viento frío

De barrer no se cansa el viento frío,
de ladrar se fatiga el perro viejo,
de la vida se queda uno perplejo,
observando al llegar al fin su hastío.

La vida es solo un simple desafío,
es solo un reto al tiempo, y al espejo,
su final es un fúnebre cortejo,
un vulgar y un estúpido extravío.

Ese viento es el único testigo
de las sombras nocturnas que transporta,
las otoñales sombras del castigo.

Es ese viejo perro el cual aborta
la envestida del tiempo, su enemigo
ese espejo que la verdad transporta.

9/8/22 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.