Soneto: Supervivientes

Supervivientes

No creas que tú seas la excepción,
hay tantos como tú que son tan listos,
que saben donde está su posición,
y tienen en control los imprevistos.

No creas que les de mucha impresión,
que se hallen de repente desprovistos,
de aquello que les dio fama y razón,
y sean por todo ello tan mal vistos.

Hay muchos de entre tantos que se aburren
a fuerza de esperar la buena nueva,
y a la imaginación jamás recurren.

Algunos de entre tantos, aun que llueva
cual peces de colores ya se escurren,
en busca del abrigo de la cueva.

16/3/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Soneto: Todo aquel que bebió del mejor vino

Todo aquel que bebió del mejor vino.

Marchitará la rosa con los días,
de ese rosal que asoma en el camino,
bien sabe de sus rosas el destino,
quien tuvo de su aroma fantasías.

Se secará la fuente en que bebías
los días calurosos, en que vino
a buscarte sin más tu propio sino,
con los últimos sorbos de ambrosías.

Madurará la fruta del endrino,
como madura igual la malvasía,
esa última sin falta de el espino.

Madurará la vida en alegría,
todo aquel que bebió del mejor vino,
y le brindó a la rosa pleitesía.

15/3/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Soneto: Fastos y placeres

Fastos y placeres

No finjas el dolor, cuando has gozado
de fastos y placeres de la vida,
banal esa ilusión que has alcanzado,
cual falsa esa victoria en la partida.

Sembraste tú el desdén, y aquí has dejado
un muro infranqueable a la salida,
las deudas del placer nunca has saldado,
de tu propia lujuria desmedida.

No vayas pues en busca del consuelo,
allí donde causaste la honda herida,
allí donde dejaste un negro velo

No vayas a buscar la consabida,
licencia que te eleve al mismo cielo,
tu lastre ha de impedir toda partida.

15/3/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Soneto: La figura

La figura

Miraba más allá, de lo que era
un espacio vital, donde empezaba
la joven y la eterna primavera,
el lugar ideal con que soñaba.

Fui mucho más allá tras larga espera,
para alcanzar el alba que llegaba
a dar la luz en ti por vez primera;
a descubrir de ti lo que faltaba.

Y fuiste tú en verdad el alimento.
de tu propia esperanza. y del comienzo
de todo lo que en ti es hoy aliento.

Y fuiste la figura que en el lienzo
pone la admiración, pone el acento.
haciendo arma el pincel con el cual venzo.

14/3/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

574

574

Descargará la tormenta
en las lustrosas aceras
de la adormecida urbe.
Vuela un papel de periódico,
esclavo al viento nocturno,
viciado de humos tan viejos
como los bares del barrio.
Se barrerá con la lluvia,
esa miseria de días
de sequedad absoluta.
Como queriendo escapar
las gotas resbalarán
sobre grasientas baldosas
tan sufridas y humilladas.

13/3/17  j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Soneto: Advertencias (I)

Advertencias (I)

No esperes nada más de este que escribe,
que pueda suponer un adelanto,
la pluma del saber orden recibe,
de aquello que se fue, y se hizo quebranto.

No esperes nada más del que en si vive,
el premio del azar del desencanto,
la vaga sensación del que percibe,
las lágrimas ya secas de otro llanto.

Apura la ocasión, antes de darte
a un mundo desgastado y sin color,
a un mundo que te haga lamentarte.

Aprende de otros tipos el volar,
de aquellos que al hacer punto y aparte,
supieron bien ganar su pundonor.

13/3/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Soneto: A una amiga

A una amiga

No pueden mis palabras ofenderte,
tampoco el corazón darte de lado,
tampoco podrán ellas ofrecerte,
aquello que en ti sea desagrado.

No puede mi mirada aborrecerte,
por mucho que sea ello de tu agrado,
el tiempo que he pasado, en conocerte,
es tiempo para mi bien empleado.

Jamás podrá el destino separarnos,
el tramo recorrido es ya tan largo
que a veces aparente es olvidarnos.

Los dos iremos juntos al letargo,
al de la eternidad, donde ocultarnos,
Tú y Yo, Muerte, al final este es tu encargo.

13/3/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.