Soneto: Tu ausencia

Tu ausencia.

No puedo con tu ausencia convencerme,
de que esa libertad que tengo ahora,
es fruto sin dudar de tu demora,
la plácida ventaja del inerme.

No puedo con tu ausencia convencerme,
de que esa vanidad de quien no llora,
alcanza más allá de cualquier hora,
hasta que el sueño llega así a vencerme.

Que tenga espero la benevolencia,
la arena del reloj que grano a grano,
descuente de mi el tiempo su presencia.

Espero el horizonte tan lejano,
poder tenerlo cerca, y que su esencia
invada sin temor lo que es malsano.

29/5/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Tanka 136

Tanka 136

Pidió perdón
por todos sus errores,
-de juventud-
No se repetirán…
a sus noventa años.

26/5/17  j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Soneto: Se nota si no estás entre el ambiente

Se nota si no estás entre el ambiente

No se lo que he de hacer para no hallarte,
ni como poner fin a nuestra cita,
no se como lo hace quien evita,
al lograr que arda el fuego en otra parte.

No debo seguir, por no encontrarte,
sin saber si es de oro la pepita,
oculta entre la arena, donde habita
el mago del azar y del descarte.

Cuan larga es esa brecha, de hondo abismo,
debajo de mis pies, hecha hoy presente,
que aleja el buen hacer… de tu cinismo.

Se nota si no estás entre el ambiente,
el punto de color es mi optimismo,
que da al amanecer el sol naciente.

26/5/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Tanka 134

Tanka 134

La tristes notas
que va arrastrando el viento
son de campanas.
Hay silencio en la calle,
viendo pasar al féretro.

25/5/17  j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Soneto: “Psicodelia” I

“Psicodelia” I

Tú sabes que jamás has de alcanzar,
la gloria que los dioses te guardaron,
que el tiempo que dejaste, tras tu andar,
quedó preso entre aquellos que no hablaron.

Tú sabes que no hay fecha ni lugar,
que puedas encontrar quienes dejaron
su vida, entre las manos del azar,
y creen como tú que lo soñaron.

Tú sabes que tan solo es la honradez,
adorno de los versos que escribí,
y que la realidad sueño es tal vez.

Tal precio pagarás, solo es así
en donde encontrarás, con avidez,
aquello que entre letras escondí.

12/5/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.