Soneto: «Psicodelia» I

«Psicodelia» I

Tú sabes que jamás has de alcanzar,
la gloria que los dioses te guardaron,
que el tiempo que dejaste, tras tu andar,
quedó preso entre aquellos que no hablaron.

Tú sabes que no hay fecha ni lugar,
que puedas encontrar quienes dejaron
su vida, entre las manos del azar,
y creen como tú que lo soñaron.

Tú sabes que tan solo es la honradez,
adorno de los versos que escribí,
y que la realidad sueño es tal vez.

Tal precio pagarás, solo es así
en donde encontrarás, con avidez,
aquello que entre letras escondí.

12/5/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Soneto: Desde el tiempo

Desde el tiempo

No dejes que el vil tiempo te destruya,
ni que el dolor amargue a tu figura,
pinceles, los que pintan la hermosura,
harán que la tristeza de ti huya.

La soledad… no dejes que te influya,
que cambie tu alegría en amargura,
tu vuelo ha de alcanzar mayor altura,
con esa voluntad que solo es tuya.

Has de tener en cuenta la cordura,
el tiempo desmorona monumentos,
alto es el precio que hay en su factura.

No caigas en el pozo, de lamentos,
y busca con la máxima premura
por donde soplan los mejores vientos.

11/5/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

622

622

Como quieras que vaya a confesarte,
todo aquello que fue solo vergüenza,
una vana ilusión hecha de aire,
una quimera absurda de la mente.
No puedes exigir que te acompañe
allí donde tu vas, pues me conocen,
no van a permitir que otra vez haga,
poner en evidencia falsedades.

10/5/17  j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

621

621

Muy pronto dejarán de visitarte
esos rayos del Sol, la luz de luna,
y regarás de tiempo tu jardín,
con días y con noches, que no fueron
jamás fertilizadas por la vida.

10/5/17  j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

620

620

En un rincón
la ropa vieja,
forma parte del paisaje.
El sudor,
ese rocío del cansancio…
reposa sobre harapos,
que un día fueron
vestidos de señores.

9/5/17  j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Soneto: Reticencias

Reticencias

Ahora que tu finges alegría
de aquello que te anula y te preocupa;
no sabes hasta donde, tu osadía
podrá llenar aquello que otro ocupa.

Tú sabes que es más larga la agonía,
cuando el defecto se halla bajo lupa,
que pierde todo el arte su armonía,
cuando la desazón el tedio agrupa.

Tú sabes que la obra no termina,
antes que este madura la panocha,
hasta que no lo acusa la retina.

Tú sabes que el ojal es el que abrocha,
que guarda tu secreto del que opina,
y priva del placer al que derrocha.

9/5/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Soneto: Jamás fueron virtudes

Jamás fueron virtudes

No siempre se halla aroma entre las flores,
y breve es la belleza que nos muestran,
borrando irán los días sus colores,
es el pasar del tiempo que demuestran.

No siempre vivirás, por más que implores
ese indulto final que no mereces,
la vida da placer, luego dolores,
la vida es cuenta atrás dicen los jueces.

Quien te podrá pedir luego las cuentas,
también te pedirá que te denudes,
por ver esas señales que lamentas.

Tu sabes que jamás fueron virtudes
lo que un día perdiste, y que aun intentas
recuperarlas antes que te mudes.

8/5/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Soneto: ¿Quién pedirá un favor?

¿Quién pedirá un favor?

¿Quién pedirá un favor en cuando sepa,
que ha de volver cargado de intereses?
en cuando llene el frío de la estepa,
la soledad desnuda de los meses.

Luego vendrá corriendo aquel que increpa,
desde el oprobio, todo aquel que gana
mayor altura, aquella que el no trepa,
y que le enmienda al fin toda la plana.

En conocer no basta al enemigo…
ni en enseñar las armas de antemano,
no podrá hacer que nazca mejor trigo

No bastará saber porque el gusano,
se va arrastrando en busca de un abrigo,
al tiempo que le ahogan en la mano.

7/5/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.