Soneto: Paseos del más allá

Paseos del más allá

Con cuanta impunidad pasa la sombra,
con esa brevedad la de un segundo,
es el anonimato del que nombra,
la insensible razón del no rotundo.

Fascina de verdad la roja alfombra,
guarda en su faz oculta todo un mundo,
pasa con el pardillo que se asombra,
ver pasear bajo ella un vagabundo.

No siempre es más real lo que se observa,
es la sombra tan solo una reserva,
de aquello lo que fue y es hoy recuerdo.

Deja la desazón que el alma hierva,
deja la sensatez en la reserva
la fe por renacer del moribundo.

18/6/22 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: Del altruismo al cinismo

Del altruismo al cinismo

¿Quién sobrevivirá más…
el que piensa por si mismo,
o el que piensa en los demás?
¿Será cosa del altruismo?

Es quien huye a todo gas
que se salta el formulismo,
y muchas reglas quizás,
como lo es la del civismo.

Qué fácil es sucumbir
a la opulencia de vida,
que sencillo es decidir.

Que fácil abandonar
si es mala la partida,
del que viene a gobernar.

17/6/22 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: Necesidades y necedade

Necesidades y necedades

No necesito lisonjas
hijas de la falsedad,
son como tantas esponjas
insaciables de verdad.

Hay que buscar en las lonjas,
comida, es necesidad,
igual que en las mismas monjas,
lo es también su castidad.

¿Porqué late el corazón?
en conjunto es complicado,
como la misma razón.

El latido ya ha cesado…
y la humana condición,
al fin descansa el cansado.

16/6/22 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional