Soneto: En femenino

En femenino

No esperes tras tu engaño refugiarte,
ni en alcanzar la gloria deseada,
después de ver nacer la madrugada,
vendrá tu propio tiempo a secuestrarte.

No has de esperar que vengan a salvarte,
aquellos que dejaste en la estacada,
espera sin embargo que la nada,
sea tu compañera al encontrarte.

Tal vez resurgirán nuevas auroras,
allí donde dejaste tu pisada,
cerca de ese rosal viejo que adoras.

Tal vez atenderán a tu llamada,
aquellos que de vez en cuando imploras,
después de suplicar ser perdonada.

11/12/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

Soneto: Inocentes

Inocentes

Apunté los deseos más preciados,
y guardé en el papel que es juramento,
las raíces que son todo argumento,
de los días de espinos coronados.

Apunté antes de echar los viejos dados,
al rincón donde se oculta el lamento,
la amargura, la hiel del sentimiento,
el desgarro en los limpios condenados.

Aguardé un largo instante, sin aliento,
la llegada de aquel de honrado gesto,
que hoy no es más que un banal remordimiento.

Aguardé la disculpa del arresto.
de aquellos que abusando del momento.
no observan de sus fallos el denuesto.

10/12/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

662

662

Busqué las palabras que me prestaste,
y no hallé más allá de mis labios
más que la indiferencia de un desconocido;
reflejada sobre un cristal de hielo
que mis ojos observaban.

9/12/17  j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Soneto: Pronto

Pronto

Muy pronto dejaré las calles de mi vida,
donde mi juventud fue cultivando estrellas,
muy pronto se sabrá cuales son las más bellas,
en el punto y final antes de mi partida.

Muy pronto he de saber donde está la salida,
en donde he de dejar tantas viejas querellas,
por donde he de cortar las más rojas grosellas,
y poder descubrir al final la medida.

Muy pronto ha de llegar la más acre bebida,
esa que al empezar de brindis no precisa,
esa que al parecer jamás fue bendecida.

Pronto me ha de vencer el frío de la brisa,
en ese atardecer que es final de partida,
muy pronto se sabrá de la negra divisa.

9/12/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.