Soneto: Afectos

Afectos

Esa hermosura fresca de la rosa,
las perlas del rocío la acompañan,
las mariposas vuelan, no se extrañan
de la belleza sutil con que posa.

Esa mancha carmín en la baldosa,
que los rayos del sol temprano bañan;
son de la rosa espinos los que arañan
a una mano gentil y generosa.

Envidiosa la rosa de mi musa,
inutil la ilusión que aun en mi vive,
cuando en la realidad no se halla excusa.

Por más que su ideal en mi pervive,
aun que sin más mi mente está confusa,
mi corazón por ambas se desvive.

21/1/22 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

6572 Fragmento

6572
Bajo de un cielo azul mar de esmeralda,
el horizonte allí que nadie alcanza,
la luz de luna gris sin esperanza,
la deuda por pagar que nadie salda.

22/1/22 j.ll.folch

190613 Matices

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: Sonríe una vez más

Sonríe una vez más nada es eterno,
la lucha y el sufrir tiene un momento,
la vana distracción y su argumento.
se funde cual la nieve en el invierno.

Sonríe una vez más, el tallo tierno
que en cada amanecer lo roza el viento,
tendrá su atardecer, no queda exento
en san Juan de tener su propio infierno.

Procura retener en tu memoria
los versos que escribí, o, por si hay defecto
dibuja en un papel tal cual la historia.

Dejamos el lugar de este proyecto,
en el atardecer de nuestra gloria,
en el postrer adiós, fin del trayecto.

20/1/22 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: Del zarzal y de su espino

Del zarzal y de su espino

Rendida ya la voz al desatino,
y la memoria muerta en la cuneta,
palabras las que dice aquel profeta,
florecen del zarzal y de su espino.

Vendido ya el aceite de ricino,
y el vendaval soltado, abriendo grieta,
no queda solución, el tiempo aprieta
hacia el punto final, el del destino.

Mas queda por leer lo que está escrito,
palabras que ante ayer fueron impresas,
palabras que hoy tal vez son un delito

Aun quedará por ver si hay más sorpresas
no sea que se oiga más de un grito
surgiendo del zarzal, quejas aviesas.

19/1/22 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional