Soneto: Pruebas

Pruebas

No existe más verdad que la certeza,
ni existe más temor que hay en la duda,
mientras si es menester brindar ayuda,
a quien en voluntad anda en torpeza.

Del pan puede ser dura la corteza,
igual que la serpiente la piel muda,
la vida suele ser a veces cruda,
cuando a prueba se pone la nobleza.

Se puede pervivir siendo un osado,
se puede descubrir el falso halago
de aquel que te dejó desalentado.

Suele la libertad ser un amago.
un a infeliz quimera, que en un dado
te de la mala suerte de un mal trago.

25/1/21 j.ll.folch

.

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: ¿Porque?

¿Porque?

Si me has de perdonar que sea ahora,
no pierdas ni un momento, pues la losa
que pesa sobre mi, no es otra cosa
del favor que te debo y su demora.

Dime porque razón el alma llora,
dime porque razón murió la rosa,
cuando en nuestro jardín crecía hermosa,
¿Porqué sin avisar llego su hora?

¿Mas porqué he de dudar, si se de sobras
si siempre para ti fui un desacierto,
la falta de ilusión un punto muerto?

Y ahora vienes a mi, y así recobras
cada gramo de arena del desierto,
con que enterraste tú lo que fue cierto.

25/1/21 j.ll.folch


Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Brindis

Brindis

Del fondo de la copa el desafío,
la fortuna, el azar quizás consigo,
la bebida tal vez, y el borde frío,
juntas habrán de ser solo un testigo.

De quien si no es de ti, bebo y confío,
que después de brindar tus pasos sigo,
en este atardecer se que lo mío
será enmudecer, ser, sin mas tu amigo.

Que mas puedo pedir cariño mío,
que más te puedo dar, si nunca digo
que tras de mi silencio esta el vacío.

Quizá en mi proceder yo te fatigo,
quizás mi verso azul es desvarío,
por eso tras brindar yo te bendigo.

24/1/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Retiro

Retiro

Quien grita ante el reflejo del espejo,
no puede soslayar su desengaño,
de ver como se ajó su flor de antaño,
sin evitar que frunza su entrecejo.

De poco ha de servir cualquier consejo,
mas vale que se cubra, con un paño,
para eludir tener un mayor daño,
y logre así esquivar fatal cortejo

Vaciló ante el espejo hacerle trizas,
¿Mas que le ha de servir tal desafuero,
si en su boca las piezas son postizas?

Mejor es retirarse a algún trastero
y posarse entre el polvo y las cenizas
al costado de un viejo candelero.

24/1/21 j.ll.folch

.

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: La hora

La hora

¿Quién sabe como y cuando es esa hora,
aquella la de la última llamada,
aquella que procede de la nada?
más llega en su momento y sin demora.

¿Quién abrirá la caja de Pandora?
¿Quién andará en el filo de la espada?
¿Quién abrirá la puerta a la llamada?
si todo o casi todo aun hoy se ignora.

Se esconde bajo de alguna baldosa,
la maldición de aterradores sueños,
pesados, mas pesados que una losa.

No somos ni alcanzamos a ser dueños,
del tiempo tan liviano que reposa,
allí donde fallece nuestro empeño.

22/1/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Tus soledades

Tus Soledades

No se donde buscabas compañía,
ni si encontraste aquello que buscabas,
pero temor tenía si soñabas,
que fueses a encontrar lo que si había.

Una aura en un lugar en noche fría,
un sollozo o un latido en donde estabas,
y un silencio después de tres jornadas,
despidiendo una muy larga agonía.

El hilo que escurría de la trama,
fue el secreto que el hilo descubría…
esas letras con que se escribió el drama.

Tú sabes bien que no es quien desconfía.
del pobre y triste brillo de una llama,
aquel que el mismo cielo desafía.

21/1/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Petulancia

Petulancia

No basta con tener razón en todo,
ni en atrapar la luz de alguna estrella,
no basta de ganar en la querella,
ni remover del fondo todo el lodo.

Se paga cada error de cualquier modo,
de cada paso siempre queda huella,
reconocemos de quien es la mella,
no por el nombre y si por el apodo.

La soledad embarga siempre al sino,
en aquel que a sabiendas se proclama,
ángel custodio en todo lo divino.

No luce más el fuego, que en su llama
quemando va rastrojos del camino,
como el que ante la puerta nunca llama.

20/1/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Torres de cristal

Torres de cristal

A ti que al escribir nunca haces faltas,
y yo que al respirar me siento vivo,
sabemos que el secreto está cultivo,
en torres de cristal que son muy altas.

Miro tu devoción, con la que esmaltas
el jarrón de cristal, el del votivo
aquel que hace del arte tu cultivo,
y expreso mi emoción me sobresaltas.

En cuanto a mi delirio es exclusivo,
en urnas de cristal es donde habito,
yo se que para el mundo es excesivo.

Mas ambos del placer hacemos mito,
es el ser por el ser que es instintivo,
yo en torres de cristal y tu en tu hito.

19/1/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Extravío

Extravío

No se de que jardín coges las flores,
ni se en que manantial la sed apagas,
ni se si tienes ya nuevos amores,
yo extravié aquellos libros de tus sagas.

No se donde estarán tantos colores,
igual que ignoró en que poemas vagas,
perdió nuestro paisaje los albores,
lamieron viejos perros viejas llagas.

Es ahora que yo ando en mi extravío,
que en mi desierto a la fontana olvido,
me doy cuenta cuan seco quedó el río.

Ahora que las flores han fundido,
que en mi jardín también seco el rocío,
¡Oh musa! ¿Donde estás donde te has ido?

18/1/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: El ojo que te observa

El ojo que te observa

El ojo que te observa te vigila,
desde el pantocrátor, almendra mística,
tu presencia no olvida en su pupila,
y tu buscas allí tu vena artística.

Te crees de arte llena tu mochila,
mas tu caso este no es, la casuística
al oído te dice… tú espavila,
no vayas a salir en la estadística.

No pintaste jamás, ni condiciones
nunca se han dado en ti, que yo lo sepa,
ni llegaron a ser en ti aficiones.

Condenado a vagar por la ancha estepa,
tu pronto vas a ser “ladrón de dones”
que fácil descubrir si es genio o trepa.

17/1/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.