Soneto: El mojón

El mojón

Esa paz del bendito cementerio,
la lúgubre visión del otro lado,
esa nave sin rumbo del misterio,
esa duda que da tirar el dado.

No son más que reparos del criterio,
confundir lo real con lo soñado,
la misma libertad del cautiverio
no es más que aborrecer un bien logrado.

Ese campo que un día fue labrado,
hoy es solo un barbecho solitario,
que el tiempo como siempre ha cuestionado.

Esa cruz, espantajo, es el erario,
el mojón del final de todo estado,
la cuna de la paz, fin del calvario.

16/10/21 j.ll.folch


Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Soneto: Razones y desazones

Razones y desazones

Con cuanta brevedad el tiempo muda,
con cuanta desazón uno sucumbe,
es esa imprecisión la de un derrumbe,
la soledad va siempre tan desnuda.

Observa sin temor sal de la duda,
no existe ni un poder que no retumbe,
espera y vas a ver que nos incumbe,
observar y avanzar sin una ayuda.

Sin duda el sol de cara nos deslumbra,
y el viento hace temblar la hoja desnuda,
tan solo es la razón que nos alumbra.

De poco ha de servir tener ayuda,
si el pie que ha de avanzar no se acostumbra
a ver pasar el tren, y no saluda.

15/10/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Soneto: Que es o que no es interesante

Que es o que no es interesante

La brevedad indica siempre aquello,
que es o que no es lo más interesante,
¿…la estocada mortal del descabello,
o el brillo seductor que da el diamante?

Naufrágando en la sopa va un cabello,
no pasa sin ser visto, mas no obstante
deriva con honor, fugaz destello
de total libertad de estrella herrante.

Que extraña sensación ser importante,
nos da siempre a elegir el propio sello,
…patente de corsario o de almirante.

Que triste devenir, postrer resuello,
que tiene solo aquel como agravante,
no poder elegir de entre lo bello.

13/10/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Soneto: Trazo recto

Trazo recto

No es más la intransigencia que el deseo,
de ver que se somete al poderoso,
de ver que se somete al que es famoso
a la infame verdad de su recreo.

No es más la intransigencia, que el deseo
de acosar y acallar al más odioso
de todos los mortales, al mafioso,
que vive como vive el fariseo.

Ha de bastar tener el trazo recto,
para alcanzar el triunfo del deseo,
sabiendo que en ello hay lo mas correcto.

Relieve va tomando el camafeo,
aquel que fue labrado tan correcto,
que luce tu blasón que a oscuras veo.

9/10/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Soneto: Yo y tus cornudos (versos de musa)

Yo y tus cornudos (versos de musa)

No veas más en mí lo que no existe,
ni esperes recobrar tus privilegios,
cometes, cometiste sacrilegios,
y vas haciendo ver que no me viste.

Empeño por amar jamás tuviste,
y ahora me comparas a esos necios,
que a fuerza de cornudos, tus desprecios,
aun creen que un buen día los quisiste.

Tú sabes como yo que cualquier precio
lo paga sin dudar aquel que es memo;
que cree que le tienes gran aprecio.

Escucho y miro, paso y no me quemo,
espero que me creas tanbién necio,
no sabes que me hallo al otro extremo.

8/10/21 j.ll.folch


Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Soneto: La inteligencia

La inteligencia

En cuanta necedad no existe olvido,
y en cuanta soledad la negligencia,
apura la razón a la conciencia
a fuerza del recuerdo ya vivido.

Extraño es recordar, hubiera sido
más fácil esperar, que la indulgencia
pudiera perdonar a la imprudencia,
por más que el hecho fuese desmedido.

Va mucho más allá la inteligencia
de aquello que aparenta ser lo cierto,
la duda está en saber de tal ausencia.

Se ha de reconocer cual es el puerto,
en que amarra el bajel de la impaciencia,
por ver si es que lo hace en el mar Muerto.

8/10/21 j.ll.folch


Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Soneto: Alegoría

Alegoría

El río de la vida baja seco,
sedienta de esperanza la ribera,
sin flores el jardín en primavera,
se esfumó la ilusión, nos dejó un hueco.

Ya se rompió el cristal, se calló el eco,
la estrella se apagó tras larga espera,
tan solo queda aquel que desespera,
que pronto será sombra de un muñeco.

Que poco vale aquella garantía
del charlatán, ilustre de la feria,
que viste con glamour su fantasía.

El ideal tan solo es utopía,
la realidad descubre a la miseria,
delata la verdad la alegoría.

6/10/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Soneto: Náufrago soy (versos de musa) sonetillo

Náufrago soy (versos de musa) sonetillo

Desperté al estar soñando,
sin saber donde me hallaba
a una tabla me agarraba,
a la mar abandonado.

Me dormí justo a tu lado,
y pensé que no pesaba
este lastre que llevaba,
del que me habías hablado.

Ya no esperó de ti nada,
y no creo en tu palabra,
me cerraste a mí tu entrada.

Náufrago soy, mi llamada
no es la llave, que me abra
tu puerta tan deseada.

3/10/21 j.ll.folch


Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Soneto: A una musa (versos de musa)

A una musa (versos de musa)

Es tu apariencia debida
a la duda consagrada,
y aun mayor es la mentida
que proclama tu llegada.

Son jirones de la ira,
que jornada tras jornada
mientras la ruleta gira,
aumentan desde la nada.

Es con tu propia apariencia
que provocas la manada,
que da muestras de impaciencia.

Vasos llenos de añoranza
fue dejando tu presencia;
por allí donde pasabas.

3/10/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Soneto Tú me robas (versos de musa) -sonetillo-

Tú me robas (versos de musa)

De mi ser tú eres la dueña,
de mis manos, de mis pies,
de mi boca, de mi mies,
me robas hasta mi leña.

Mas siempre estás a la greña,
sea aun antes o después
lo que robas mío es,
y no es tal cosa halagüeña.

Todo lo mío tú empeñas,
todo lo tuyo…¿Qué es?
…nada tienes nada enseñas.

Debo contar hasta tres,
pues no son cosas pequeñas,
que me robas mes a mes.

2/10/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.