Soneto: Afectos

Afectos

Esa hermosura fresca de la rosa,
las perlas del rocío la acompañan,
las mariposas vuelan, no se extrañan
de la belleza sutil con que posa.

Esa mancha carmín en la baldosa,
que los rayos del sol temprano bañan;
son de la rosa espinos los que arañan
a una mano gentil y generosa.

Envidiosa la rosa de mi musa,
inutil la ilusión que aun en mi vive,
cuando en la realidad no se halla excusa.

Por más que su ideal en mi pervive,
aun que sin más mi mente está confusa,
mi corazón por ambas se desvive.

21/1/22 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: Sonríe una vez más

Sonríe una vez más nada es eterno,
la lucha y el sufrir tiene un momento,
la vana distracción y su argumento.
se funde cual la nieve en el invierno.

Sonríe una vez más, el tallo tierno
que en cada amanecer lo roza el viento,
tendrá su atardecer, no queda exento
en san Juan de tener su propio infierno.

Procura retener en tu memoria
los versos que escribí, o, por si hay defecto
dibuja en un papel tal cual la historia.

Dejamos el lugar de este proyecto,
en el atardecer de nuestra gloria,
en el postrer adiós, fin del trayecto.

20/1/22 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: Del zarzal y de su espino

Del zarzal y de su espino

Rendida ya la voz al desatino,
y la memoria muerta en la cuneta,
palabras las que dice aquel profeta,
florecen del zarzal y de su espino.

Vendido ya el aceite de ricino,
y el vendaval soltado, abriendo grieta,
no queda solución, el tiempo aprieta
hacia el punto final, el del destino.

Mas queda por leer lo que está escrito,
palabras que ante ayer fueron impresas,
palabras que hoy tal vez son un delito

Aun quedará por ver si hay más sorpresas
no sea que se oiga más de un grito
surgiendo del zarzal, quejas aviesas.

19/1/22 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: De santos sin soldados

De santos sin soldados

Un viejo en un rincón rompiendo hormas,
y un joven navegando a la deriva,
no hay flor que sin regarla crezca y viva,
ni modo de guardar sin más las formas.

El charlatán predica unas reformas,
mientras el vendaval el fuego aviva,
el vividor cualquier problema esquiva,
pasando por encima de las normas.

Aviso de tragedia, de inmediato
resurge la sordera de unos cuantos;
resulta de escucharlo un tanto ingrato.

Un viejo en un rincón guardando llantos,
y un joven naufragando con recato,
engrosando la lista de los santos.

19/1/22 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: Deseos sin apeos (veros de musa)

Deseos sin apeos (veros de musa)

Que bien hará que se mezcle la dicha,
con el placer de verte deslumbrante,
acto de fe fue el mío, pues no obstante
no me esperé que tú movieses ficha.

Ahora queda en mí la gran desdicha,
la de saber que tú en un solo instante,
moviste pieza yendo hacia adelante,
fue mi esperanza en todo contradicha.

Me aventuré tal vez en demasía,
fue una imprudencia que pagué muy cara,
viendo agostarse en mí toda alegría.

Tú me ocultaste bien tu propia tara,
yo ignoraba de ti que te absorbía,
no mi amor, si la flor que otro sembrara.

18/1/22 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: Llama de cera

Llama de cera

Del fondo del salón surge una sombra,
y un poco más allá la fe baldía,
se conoce quien es, y nadie nombra,
palidece la luz, termina el día.

Hay pasos que enmudecen en la alfombra,
y risas que se apagan, desafía
un silencio también que a nadie asombra,
su presencia sin fin ni su valía.

Con la calma total lo demás sobra
no vale dignidad, ni tan siquiera
la más perfecta y más justa maniobra.

Al fondo del salón todo recobra
sentido y proporción, llama de cera
que en pleno atardecer entra en zozobra.

16/1/22 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: Escasa voluntad poca valía

Escasa voluntad poca valía

Escasa voluntad poca valía,
nos muestra el que se da a la inadvertida
mezquina tolerancia, agradecida
de aquel que se dedica a la ironía.

Tan solo es un traidor todo el que envía
las cartas de dolor, dando salida
al macabro placer de hurgar la herida,
de quien al parecer ceño fruncía.

No hay más donde buscar donde no hay nada,
el que de si no da pronto se traba,
no atiende ni a razón ni a su trazada.

Todo aquel que a otros pone alguna traba,
brindemos por que ese de pasada,
con su propia azadón su tumba acaba

16/1/22 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Sonero: Mas vale ser más algo más que menos

Mas vale ser más algo más que menos

Cuesta saber aquello que no ha sido,
reconocer delirios, desenfrenos,
vencer temores que vienen de un ruido,
y desterrar la caja de los truenos.

Mas vale ser un algo aparecido,
una presencia que vive entre ajenos,
que el escuchar decir… no es ni hubo sido,
más vale ser más algo más que menos.

Al ver arder la llama cual lucero
en la tiniebla, en mi celda vacía
parece todo plácido y ligero.

Último acto, serán la garantía
cuatro palabras que aun guarda el tintero…
ser, morir, testigo, la agonía.

15/1/22 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: El estúpido retorno

El estúpido retorno

En el reloj las horas van pasando,
como la noria que gira y retorna
al mismo punto, siempre recordando
que la insistencia es germen de la sorna.

El tiempo cual la noria va girando,
su hipnótica cadencia nos soborna
cual droga, que la vida va llenando
con ilusiones vanas que esta adorna.

El péndulo va y viene, ese dilema
eterno del estúpido retorno,
la solución inútil del problema.

No hay nada mas allá de tal entorno
sin dudarlo formulo mi teorema,
el tiempo lo limita su contorno.

14/1/22 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional