Soneto: Renuncia-carta III

Renuncia-carta III

Me pones otra vez en entredicho,
no quiero compararte a un enemigo,
ni niego que dijera lo que he dicho,
y acepta las disculpas de un amigo.

No es presagio ni tan solo un capricho,
ni una falsa esperanza, soy testigo
que enterraste tu alma dentro un nicho,
y ahora en tu temblar buscas mi abrigo.

Espero reconozcas que es tu culpa,
que hiciste de tu vida pura ruina,
es por eso que nadie te disculpa.

No culpes todo aquel que desafina,
tu sabes que no hay jugo sin la pulpa,
no es cera lo que es solo parafina.

19/1/20 j,ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Renuncia Carta II (La despedida

Renuncia Carta II (La despedida)

Evitas hasta incluso mis miradas,
y sin embargo esperas de mi altruismo,
que sean estas mismas tus aliadas,
no se donde termina tu cinismo.

Me dices en tu carta, que veladas
son las acciones que hago por mi mismo,
mas piensa que en las casas encantadas,
suele allí la verdad ser espejismo.

Te advierto sobre aquello que tu piensas,
pues crees que de mi nada recibes,
y que vivir yo quiero a tus expensas.

Percibo que tus dudas son inmensas,
y noto en todo aquello cuanto escribes,
que usas palabras cada vez más densas.

17/1/20 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Mi labio

Mi labio

Se agita el agua hirviendo en el tazón,
mi labio se marchita de repente,
el miedo a que se queme es evidente,
maldita es esa ingrata sensación.

Espero del momento la ocasión,
para perderme en medio de la gente,
¿Es esa una actitud inteligente,
producto del instinto o la razón?

Mas se que la evidencia está presente,
y busco a tal cuestión la solución,
mi labio esta asustado, no es valiente.

Compleja y esperpéntica visión,
de ver mi labio ayer omnipotente,
y temblar hoy por una quemazón.

15/1/20 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Renuncia-carta I

Renuncia-carta I

Me pides en tu carta que me rinda,
que me someta solo a tu capricho,
cree que tu deseo a mi me brinda,
decir que si es verdad lo que me has dicho.

El odio y el amor, a veces linda
entre la realidad y el entredicho,
es sorna en el pastel poner la guinda,
y enterrar todo mi afecto en un nicho.

No quiero pretender ser tu deseo,
tu escribes en tu carta que me esperas,
yo intento ver en ti lo que no veo.

Prefiero yo escaparme a que me hieras,
me dices que de ti no seré el reo,
y el curso de mi vida tu lo alteras.

14/1/20 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: renuncia

Renuncia

No quiero que otra vez me des las gracias,
ni reces por mi alma, lo suplico,
no vive mi persona de falacias,
por eso en pocos versos te lo explico.

Las cartas de tu acecho yo publico,
no quiero ver de cerca tus desgracias,
por eso en estas líneas las indico,
defensa son mis letras a tus razias.

¿Quién quiere someterse a tus delirios?
¿Quién quiere presenciar tus desvaríos?
No puedo cobijarte entre los míos.

¿A caso son falacias tus martirios?
Son los saludos tuyos siempre fríos,
Prefiero equivocarme que a tus líos.

14/1/20 j.ll.folch

Soneto: Yo se… no se

Yo se… no se

En anchas avenidas golondrinas,
y en el azul del cielo mariposas,
las tardes de verano son ociosas,
reposan viejas sombras en esquinas.

No vive el que es más rico de propinas,
mas cantan las sirenas bellas cosas,
en tu jardín de invierno hay también rosas,
ni hace frío detrás gruesas cortinas.

Yo se como se curan las heridas,
los surcos de la vida, y el mal trato,
hay manos que jamás están dormidas.

Yo bien se como se perdonan vidas.
Yo se porque no encuentras nada ingrato
cuando ya se han tomado las medidas.

12/1/20 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Liberación

Liberación

Tú vuelves, yo me voy, yo me retiro
de tanta soledad que es solo agravio,
no temas no hablaré, me muerdo el labio,
no temas de mi no oirás ni un suspiro.

No quiero más de ti, yo, ya a nada aspiro,
me queda de tu sombra su resabio.
Quiero esa lucidez que tiene el sabio,
y así saber el aire que respiro.

No veo todo aquello que yo miro,
ni tengo la certeza de encontrarlo,
muy poco es todo aquello cuanto admiro.

El debe no se salda al evitarlo,
tu sangre azul no gusta ni al vampiro,
tu recuerdo no quiero ni guardarlo.

11/1/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.