Soneto: Indivisible

Indivisible

Demandas comprensión, y es imposible
que nos ordene aquel que no decide.
Que poco pueda darnos el que pide,
jamás hubo medida en lo invisible,

Advierte tembloroso, quien sensible
no encuentra dimensión en lo que mide,
ni encuentra la razón aquel que impide,
que nazca de ti aquello que es posible.

No creas que todo es indivisible,
eternamente unido por si mismo,
no siempre lo real es descriptible.

Temblores son avisos de seísmo,
temores acompañan lo impasible,
fervores desbordando el eufemismo.

fecha 24/3/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Anuncios

Soneto: Mañana

Mañana

Con cuanta fe yo alcé muros de arena,
con voluntad también labre mi gloria,
mas solo ha de quedar en la memoria,
el estante vacío en la alacena.

Despido a mi entender la enhorabuena,
mañana seré parte de la historia,
mañana no habrá más misericordia,
mañana sentirás reír la hiena.

Mañana veré arder toda la cera,
mañana veré desde la alta almena,
los campos despedir la primavera.

Maña podré observar la última escena,
mañana yo estaré en la cabecera
de quienes no obedecen al que ordena.

21/3/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Indiferencia

Indiferencia

Tu sabes que no cuentas para nada,
tan solo serás tú un cero a la izquierda,
un náufrago en el mar en la estacada,
un fallo con un nudo de la cuerda.

No hay nadie que responda a tu llamada,
se escurre tu vivir por esa izquierda,
que abrió en tu corazón una cornada,
el pago a convenir de aquel que pierda.

No cuenta para nada tu presencia,
no cuenta para nada tu martirio,
ni tan solo hay constancia de tu ausencia.

Cuan grande debe ser hoy tu delirio,
al ver que gozan otros la excelencia,
mientras tú ves menguar tú propio cirio.

20/3/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Que triste anochecer

Que triste anochecer

Nos hiere el corazón la noche fría,
congela la razón el desespero,
no hay grano en pleno invierno en el granero,
ni pan que nos de más de una alegría.

Que triste anochecer, quien merecía
tener todo el calor que da el brasero,
perder al malvender su propio fuero,
y ver como su fe desvanecía.

Mas que conste en tu diario, en el que escribes,
aquello que te atrapa de la historia
testigo habrá de ser, lo que hoy describes.

Mas cuando pare el giro de la noria,
y notes que ya nada en ti percibes,
seguro que has pasado a mejor gloria.

19/3/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: ¿Qué se de ti…?

¿Qué se de ti…?

¿Qué se de ti que sea aconsejable?
que deje ver tus nobles ansiedades,
frente al espejo tú eres admirable,
bajo tu sombra hay solo vanidades.

Tu sabes bien que es ser un miserable:
Cuando se abusa de otras voluntades,
o el hipócrita de apariencia amable,
que no respeta de otros sus bondades.

Pienso que tú no debes confundirte,
que sobre mi tú tienes ascendente,
yo me desnudo y luego he de vestirte.

Frente al espejo veo a mi consciente,
bajo mis pies mi sombra ha de advertirte,
que es tu imagen la que tienes enfrente.

19/3/18 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.