Soneto: Al que espera que vuele la rana

Al que espera que vuele la rana

Cuando la luz te ciega en la mañana,
y en tu espalda te empuja la traición,
has de pensar que es en esta ocasión,
que está el descuido de quien jamás gana.

Jamás la cuesta se va a volver llana,
jamás el tiempo da su rendición.
¿Vas ha buscar en donde hay la emoción,
tras haber puesto los pies en la andana?

No trae el tren la ilusión más lejana,
de quien espera ganar la razón,
o del que espera que vuele la rana.

No siempre se oye la misma canción,
ni tiene el casto la vida más sana,
si no ha tenido nunca devoción.

13/11/18 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Anuncios

Soneto: Cuan cara es la memoria

Cuan cara es la memoria

No puedo sojuzgar al que pretende
sobrepasar la cumbre de la gloria;
a veces no coincide cada historia,
del todo con aquel del cual se aprende.

Sabes tú bien que la honra no se vende,
sabes también que es cara la memoria,
hay palabra superflua en la oratoria,
y hay fuego que muy fácilmente prende.

No esperes desde mi yo, mi mejor cosa,
ni tampoco en tu vida perentoria
veras crecer… en el jardín la rosa.

De sapiencia la muestra es irrisoria,
de ignorancia la muestra es poderosa,
de la bondad tu vida es meritoria.

11/11/18 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Perdiste

Perdiste

Perdiste la ilusión, perdiste el celo,
dejaste de vender cara tu esencia,
y ahora pruebas tu la consecuencia,
de ver caer la dicha de tu anhelo.

Perdiste al fracturarse pronto el hielo,
hallaste tras buscar a la presencia,
que vio y abandonó con complacencia,
la carta por jugar, la del recelo.

Perdiste la partida, aun que dudando
jugaste y apostaste, con esmero,
a todo cuanto se iba valorando.

Perdiste por ganar siendo el primero,
que andaba todo el día trasteando,
contando cada altura del rasero.

10/11/18 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto. En el amanecer

En el amanecer

No esperes sobre mi que el tiempo ahorre,
las manchas del oprobio y del pecado,
no alcanzas a entender que en mi costado,
persistirá el dolor, sin que se borre.

Me dices que en el mal mi tiempo corre,
que buscas la verdad del mal estado,
porqué está a mi pesar desconsolado,
el tiempo por vivir preso en la torre.

Hoy vienes hasta mi para contarme,
que lo que se de ti fue tu coartada,
en que nada es verdad que no me alarme.

Mas pienso decidir si tu llamada
es digna de atender. ¿Qué puedes darme,
si en al amanecer no tienes nada?

7/11/18 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: En el amanecer

En el amanecer

No esperes sobre mí que el tiempo ahorre,
las manchas del oprobio y del pecado,
no alcanzas a entender que en mi costado,
persistirá el dolor, sin que se borre.

Me dices que en el mal mi tiempo corre,
que buscas la verdad del mal estado,
porqué está a mi pesar desconsolado,
el tiempo por vivir preso en la torre.

Hoy vienes hasta mi para contarme,
que lo que se de ti fue tu coartada,
en que nada es verdad que no me alarme.

Mas pienso decidir si tu llamada
es digna de atender. ¿Qué puedes darme,
si en al amanecer no tienes nada?

7/11/18 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: La trayectoria

La trayectoria

No se como decirte que no esperes
aquello que es promesa innecesaria;
la vida va tratando como a un paria,
a aquel que esta carente de poderes.

No corras y tampoco desesperes,
la vida no es jamás igualitaria,
conviene conocer que es solitaria,
con viejos menoscabos y quereres.

Procura retener en la memoria
la vida recatada, del que piensa,
y escribe lo que oculta toda historia.

Espera ver al arco quien lo tensa,
y sigue sin dudar la trayectoria,
la flecha que directa va a la ofensa

4/11/18 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Agriado el vino

Agriado el vino

Este legado no es el que he esperado,
ni tampoco las sombras del destino,
marcadas desde el propio desatino,
acechando a saber lo más sagrado.

Mañana ha de llover, y el desagrado
has de ver en el rostro del vecino.
Notarás al beber agriado el vino,
el paso del presente hacia al pasado.

Contempla como el tiempo que transcurre,
suaviza las palabras y los hechos,
suaviza todo cuanto nos ocurre.

Advierte la distancia de los trechos…
que es más larga en aquel el cual se aburre,
dejándolo entre los insatisfechos.

3/11/18 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.