Soneto: Las gotas de rocío

Las gotas de rocío

Espera ver llegar la madrugada,
las gotas de rocío serán perlas,
no existe salvación, no poseerlas
es una maldición, mala jugada.

Espera, tú verás cada jornada
el día amanecer, y sin haberlas,
podrás bajo la luz reconocerlas,
al destello fugaz de la alborada.

Un sueño, una ilusión, quiza la nada
mañana al despertar, en plena noche
del hoy recordarás la madrugada.

El tiempo a nuestra vida ha dado entrada.
Rocío que al brillar delata el broche,
de la alborada que es, y está acotada.

15/10/20 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: La brisa del desierto

La brisa del desierto
(Soneto auto inspirado en mi verso satánico 3601)

Mendigos son aquellos que se esperan,
a ver desde más lejos, los sucesos,
son aun mucho más libres tantos presos,
que los que no lo son ello quisieran.

Hay muchos que en la vida no se enteran,
que sus pasos están todos impresos,
no saben del futuro, y sus sucesos
ya existen de antemano y les esperan.

A veces me pregunto que hay de cierto,
en todo lo vivido… ¿hubo algo útil?
si al final de la vida es estar muerto.

El tiempo que vivimos es tan fútil,
es mucho más la brisa del desierto,
que las huellas oculta del inútil.

200927 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: El asalto de la Bastilla

El asalto de la Bastilla

Encuentro seductor ese el desprecio,
con que tratas al mundo que te humilla,
y sientas tu memoria en una silla,
por ver pasar las sombra del que es necio.

Olvida, la razón no tiene precio,
del cinturón también corta la hebilla,
y que asalten espera la bastilla…
verás volar la suerte en el trapecio.

No esperes por demás, el privilegio,
que acabe la penuria en la fortuna,
pervive sobre todo el sacrilegio.

Espera más bien tres, ni dos, ni una;
disfruta de la vida el sortilegio,
desgracias van de tres y no de una.

29/8/20 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: El virus huérfano

El virus huérfano

Me escondo del pasado y del presente,
y de mi porvenir me despreocupo,
es tan poco el espacio que yo ocupo,
que estoy y por estar estoy ausente.

Mañana podrá ser que de repente
no encuentre aquí un lugar, pues lleno el cupo
me quede por vagar, fuera del grupo,
me quede por llorar, por accidente.

Yo se que soy del todo innecesario,
me gusta y no me asusta ese incidente,
mi cuenta es la que sobra del rosario.

Mas se que soy la muestra persistente
expuesta a la sazón, fuera de horario,
que surge de la nada, de repente.

20/8/16 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.