Soneto: Podría ser…

Podría ser…

No vaya a ser que pierdas el camino
que trazaste con tanta exactitud;
no vaya a ser que falle tu destino,
que planteaste en toda plenitud.

Tú sabes bien que con el hilo fino,
telas tejen que cubren la virtud.
Tú sabes bien que viste el desatino,
viejos jirones dignos de ataúd.

Tú sabes que al cruzar el ancho río,
podría ser pagases tu debut
por traspasar a tu libre albedrío.

Podría ser que el pago a tu salud,
(el coste aquel final del desafío)
que lo saldaras con tu esclavitud

30/3/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Soneto: Engaños

Engaños

Con todos tus engaños te forjaste,
un mundo de ilusión y fantasía,
un espacio irreal donde encontraste,
esa virtud dorada, la alegría.

Hoy sabes que la puerta en que llamaste,
era la puerta donde se escondía,
esa alegría, que a otros les robaste,
esa verdad, que a ti te carcomía.

Cierra despacio, antes que despierte
la incuestionable y dura realidad,
no sea el caso que al reconocerte
en ti descubra tanta falsedad.

Ven a buscar a todos estos daños,
que a otros cargaste con burdos engaños.

30/3/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Sonetos: Las estelas entre el ocaso y el orto.

Las estelas entre el ocaso y el orto.

Igual que sobrevive la decencia
en un mar sin igual de corruptelas,
por igual se mantiene la inocencia,
del que cree en mesiánicas estelas.

Demandamos la ausencia de inclemencia,
allí donde sembramos el futuro,
y agota al mismo tiempo la paciencia,
allí por donde el tiempo es siempre oscuro.

Usará toda excusa, aquel que es corto.
Quien jamás llegará a tocar la meta,
irá desde el ocaso ciego al orto.

Más ancha con el tiempo es esa grieta,
mas dura es la palabra del exhorto,
cuando cualquier verdad el cuello aprieta.

29/3/17 uj.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Soneto: ¿En que se ha de quedar el sentimiento…?

¿En que se ha de quedar el sentimiento…?

¿En que se ha de quedar el sentimiento
que fluye como un río por la vena?
se sabe que da al cuerpo movimiento,
el alma, cuando más tarde lo frena.

Bien poco quedará del pensamiento
que forma a la persona y la rellena,
en vida, hasta el postrer advenimiento,
que ha de guardar más tarde en la alacena.

Tan solo las palabras en el viento,
sabrán ese sentido de la pena,
del que se despidió con su lamento.

Tan solo hay en la nube cuando truena,
la queja de un profundo descontento,
de aquel que le tocó condena ajena.

28/3/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

584

584
(vida interior)

Cayó la lluvia
y en el desván las rosas,
de papel,
refrescaban la memoria;
mientras los caracoles
recuperaban el tono.
Un arco iris parecía unir
las dos orillas del río.
(cuyas aguas embravecidas
pasaban por debajo, del cromático
arco triunfal)
Todo el paisaje-hoy-
había cambiado…
en el cuadro.
Tan solo el marco de madera
protegió a la carcoma
del temporal.

29/3/17  j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Soneto: A veces (II)

A veces (II)

A veces corre el agua sobre el vino,
y algunas el aceite sobre el aire.
A veces es tan solo el desatino
de aquel que le premiaba su donaire.

A veces aparece el que no vino
sentado entre la sombra, en el socaire,
allí donde florece hoy el endrino,
allí por donde fluye su desaire.

A veces la tormenta es un aviso,
de un nuevo vendaval que se avecina,
a veces es tan solo un viejo inciso.

A veces se convierte la rutina,
en algo que carente de permiso,
termina siempre siendo solo ruina.

28/3/17 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.