Soneto: Puerta a la esperanza

Puerta a la esperanza

Tu blanca palidez te hace más santo,
tu escasa pulcritud borra tus taras,
la bravas sensaciones son más caras,
si es que tapan las nubes a tu encanto.

Mañana escucharás tan solo el llanto,
de todos los que ocultan hoy sus caras
detrás de los visillos y mamparas;
detrás su mansedumbre va su espanto.

Es tan solo capaz el desespero.
de abrir la vieja puerta a la esperanza.
de hallar y de contar al mismo “cero”

Tan solo desmerece la venganza,
a aquellos en que todo hallan el pero…
al peso que les mide la balanza

18/9/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Anuncios

Soneto: Ausencia

Ausencia

No creas que no acabe tu futuro,
la ausencia cuando pasa es el olvido,
haciendo que las sombras que ya han sido,
serán testigos mudos de un conjuro.

No pienses que viviste lo más duro,
tomando desde un todo el sinsentido,
el cielo y el infierno se han unido.
Verás aun más de cerca el lado oscuro.

Que trágica es la historia de tu suerte,
el tiempo se termina con la muerte.
pues ella es el final de todo apuro.

No hay nada en esta vida más seguro,
igual que en la prisión un alto muro,
no deja que de fuera puedan verte.

17/9/18  j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Descuidos

Descuidos

Llegaste y olvidaste el equipaje,
llegaste junto a mi semidesnudo.
Hay quien sirve el pescado estando crudo,
y el que olvida dar luz a su plumaje.

El vuelo partirá sin su pasaje,
justo el viento al pasar quedará mudo,
no apretará la cuerda allá en el nudo,
dejará el tiempo al muerto en su embalaje.

Si no gira la rueda, el engranaje
no arrastrará con fuerza, ese conjuro,
el pesar que dejaste con tu ultraje.

Si no llegase el trigo a estar maduro,
no veríamos de oro ese paisaje,
de mieses dando brillo en el futuro.

16/9/18 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Vencidos ya los plazos

Vencidos ya los plazos

Descansaste, dijiste, entre los brazos
de Morfeo, tu sueño persistente,
y recuerdas ahora los abrazos
que le diste evadiendo tu presente

Ahora que han vencido ya los plazos
se queda solamente el incipiente
nudo, ese que pretende atar sin lazos
una amistad nacida insuficiente

Mañana probarás hallar fortuna
allí donde ha de estar lo indiferente
allí donde ilumina luz de luna.

No juzgues si hay un mal o un buen ambiente
aquel que se cobija en la tribuna
y no donde se oculta el disidente.

13/9/18 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.