Tanka 384

Tanka 384

Las hojas muertas
que visten al otoño,
son las banderas,
rendidas a los pies
de los más altos árboles.

15/11/18  j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Anuncios

Tanka 383

Tanka 383

Del más allá
nunca existe respuesta
de los que fueron;
felices deben ser,
todos, los que allí habitan.

13/11/18  j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Al que espera que vuele la rana

Al que espera que vuele la rana

Cuando la luz te ciega en la mañana,
y en tu espalda te empuja la traición,
has de pensar que es en esta ocasión,
que está el descuido de quien jamás gana.

Jamás la cuesta se va a volver llana,
jamás el tiempo da su rendición.
¿Vas ha buscar en donde hay la emoción,
tras haber puesto los pies en la andana?

No trae el tren la ilusión más lejana,
de quien espera ganar la razón,
o del que espera que vuele la rana.

No siempre se oye la misma canción,
ni tiene el casto la vida más sana,
si no ha tenido nunca devoción.

13/11/18 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Cuan cara es la memoria

Cuan cara es la memoria

No puedo sojuzgar al que pretende
sobrepasar la cumbre de la gloria;
a veces no coincide cada historia,
del todo con aquel del cual se aprende.

Sabes tú bien que la honra no se vende,
sabes también que es cara la memoria,
hay palabra superflua en la oratoria,
y hay fuego que muy fácilmente prende.

No esperes desde mi yo, mi mejor cosa,
ni tampoco en tu vida perentoria
veras crecer… en el jardín la rosa.

De sapiencia la muestra es irrisoria,
de ignorancia la muestra es poderosa,
de la bondad tu vida es meritoria.

11/11/18 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: Perdiste

Perdiste

Perdiste la ilusión, perdiste el celo,
dejaste de vender cara tu esencia,
y ahora pruebas tu la consecuencia,
de ver caer la dicha de tu anhelo.

Perdiste al fracturarse pronto el hielo,
hallaste tras buscar a la presencia,
que vio y abandonó con complacencia,
la carta por jugar, la del recelo.

Perdiste la partida, aun que dudando
jugaste y apostaste, con esmero,
a todo cuanto se iba valorando.

Perdiste por ganar siendo el primero,
que andaba todo el día trasteando,
contando cada altura del rasero.

10/11/18 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.