Soneto: El sobreprecio

El sobreprecio

Pague con mi dolor mi servidumbre,
brinde sin un temor por mi deseo,
el conquistar sin más esa alta cumbre,
y ahora soy de mi mí propio reo.

Busque con el placer tener costumbre,
y ahora soy aquello en que no creo,
mezclado junto a tanta muchedumbre,
un niño solitario en el recreo.

Que poco ha de valer ser uno mismo,
si todo lo demás no tiene precio,
si nada es ya verdad solo es cinismo.

Tan solo vive bien el que es un necio,
una pieza sin más del mecanismo,
el que paga su propio sobreprecio.

28/11/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: El sobreprecio

El sobreprecio

Pague con mi dolor mi servidumbre,
brinde sin un temor por mi deseo,
el conquistar sin más esa alta cumbre,
y ahora soy de mi mí propio reo.

Busque con el placer tener costumbre,
y ahora soy aquello en que no creo,
mezclado junto a tanta muchedumbre,
un niño solitario en el recreo.

Que poco ha de valer ser uno mismo,
si todo lo demás no tiene precio,
si nada es ya verdad solo es cinismo.

Tan solo vive bien el que es un necio,
una pieza sin más del mecanismo,
el que paga su propio sobreprecio.

21/11/28 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: Secuela

Secuela

Con los años he ido derrochando
el legado por otros conseguido
mas ahora que mi tiempo ya se ha ido
mis errores pasado voy contando

Aun que tengo en mi haber, no se hasta cuando,
mi sonrisa dormida en el olvido
y mi reloj que marca lo vivido,
o mi entender que se ha ido degradando

No me hallaréis en la postrera cena
ni me busquéis, perdido entre la niebla
me protejo de ser visto en escena

Yo pretendo ser juez de mi condena
ser el reo de mi propia secuela
ser un grano ignorado entre la arena.

27/11/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: El capuchón

El capuchón

Quiero ser capuchón de ese tintero,
la lámpara secreta de Aladino,
y así tener la llave del destino
apareciendo arriba del rasero.

Quiero tener también lo que más quiero…
papel y pluma, y ser yo ese padrino
de esa silueta la cual me imagino,
en el hogar al lado del brasero.

¿Quién me dirá que es falso todo ello?
cuando además la tinta se envejece,
junto al tintero, en el rincón más bello.

Mas podréis ver que la letra enrojece,
sobre esa hoja en la cual puse mi sello,
es la rosa que en el papel florece.

26/11/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Soneto: Desespero

Desespero

No existirá el perdón si no es sincero,
sin una constrición que a este lo avale;
no hay árbol en desierto que alguien tale,
ni nada que sumar que sea cero.

No hay márgenes de error en el te quiero,
ni imbécil que el que es sabio no lo cale,
tampoco si nadie entra nadie sale,
no ha de evitar todo ello el desespero.

Mas la duda ha de herir al sentimiento,
de quien al ver todo ello reconoce,
que la injusticia propia barre el viento.

No hay sombras en la vida sin un roce.
aun que si se podrá oir solo un momento,
chillar, que ni su espejo lo conoce.

25/11/21 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional