Haiku

Haiku

Sin discusión,
siempre el eco responde,
certeramente.

31/12/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: El despertar de Morfeo

El despertar de Morfeo

Fue el verso que deshizo el pensamiento,
idílico, que en sueños se aparece,
la dicha, la ilusión en el decrece,
todo ello favorece el desaliento.

Fue el verso el cual hirió al sentimiento,
la duda y el temor, la llaga cuece,
pues siembran la cizaña, que alta crece
a expensas del ignoto sufrimiento.

No queda del dolor ya nadie exento,
ni queda de la purga nadie libre,
se acota hasta el más leve movimiento.

No hay cuerda una vez rota que ella vibre,
ni toda tos la calma todo ungüento,
ni hay bala que esté exenta de calibre.

31/12/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.

Soneto: De los que como yo no van ni vienen.

De los que como yo no van ni vienen

Pinceles los que pintan los sudores,
de los que como tú sienten y tienen,
de los que como yo no van ni vienen,
y estoicos padecemos los dolores.

Benditos son aquellos tan señores,
que incluso de pudrirse ellos se abstienen,
seguro que a pensar no se detienen,
que están otros purgando sus hedores.

Se debe suponer que todo es cierto,
que todo desemboca en la cloaca,
que cunde entre el control el desconcierto.

¿Qué puede suponerse del que saca,
conejo de chistera? Un ojo tuerto,
no atiende ni tan solo al que destaca.

29/12/19 j.ll.folch

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.