la partida

La partida

He de partir mañana tan lejos,
que las brisas se pierden
y los pájaros cantan destierros;
como el rayo que parte el tronco del árbol,
centenario, recibe su ultima estocada,
me despido con la mano ensangrentada
y el corazón repleto de cenizas;
palpita en la estéril cárcel de mi cuerpo
solitario, esa última entraña,
es el primer paso en el desierto,
y el principio quizás del infinito,
el portal del precipicio de las dudas,
responde el eco del profundo silencio;
al desamparo y desaliento de mi ser,
le acompaña la luz cenicienta de la luna
y los corales dormidos de la mar.
Solo sombras profundas en la noche,
son testigos de mi última partida.

28/7/12 J.LL.Folch
Licencia Creative Commons
la partida por J.LL.Folch se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en https://jllopart.wordpress.com/2012/07/30/la-partida.

Él que saca la cara

Él que saca la cara

Él que saca la cara y se juegan la vida,
y él que esconde cabeza debajo del ala,
es aquel que en el bosque hoy los árboles tala
y, espera de la sombra del otro su caída.

Ruega que del caballo se suelte la brida,
quien la cabeza esconde debajo del ala
y, quien se juega la vida su vida exhala,
por la culpa de aquel que el compromiso olvida.

Mas después de la lucha hay abierta una herida,
que dolores esconde por deudas habidas,
quien la cabeza esconde debajo del ala;

a otra vida tiró con su peculiar bala
y, hoy gobiernan su herida traiciones cumplidas,
todo aquel que hace ver que así es la propia vida.

el 27/7/12 J.LL.Folch
Licencia Creative Commons
Él que saca la cara por J.LL.Folch se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en https://jllopart.wordpress.com/2012/07/27/el-que-saca.

Decesos

Decesos

Como esa raíz que se hunde en la tierra,
lentamente va absorbiendo la vida.

Esa espada que en la carne penetra,
poco a poco va apartando la vida.

Una fuente que mana,
de la roca la nada.

Una herida está abierta
en el costado izquierdo.

Surgirá de la nada
el dolor absoluto.

Y, del vientre mañana
surgirán solo espasmos.

Hoy será ese silencio
de sepulcros cerrados.

El olor de jazmines
se tornara pesado,

como el plomo que forra
del difunto la caja.

Germinará el silencio
verdades enterradas.

Has de ver por las noches
borrarse las estrellas.

Bajará el horizonte
hasta la mar dormida,

mas temblara la ola
más cercana a la arena.

¿Será el gris de la luna
esa luz que se apaga?.

Y, surgirán espacios
en las húmedas celdas.

Habitaban los monjes
cárceles voluntarias.

Hoy no será tan solo
ese día perdido.

Que vacías las calles
no hay ni sombras siquiera.

Mas el mañana vendrá
cubierto del pasado,

Como vienen y van
las olas de la playa,

removiendo la arena
de fósiles dormidos.

Grano a grano caerá
en el reloj la arena.

Las voces partirán
en un día de enero,

cuando el hielo se muestre
emergiendo de nuevo…

Surgirán nuevamente
movimientos latentes.

Las promesas serán
solamente promesas.

El sol alumbrará
solamente el desierto.

La semilla enterrada
será solo deseo.

El vino regará
el jardín del borracho.

La sangre lavará
las manos del verdugo.

La sed apagará
el bosque calcinado.

Y del árbol talado
se morirá su sombra.

De la verdad tan solo
el palo de la escoba.

Servirá a su señor
con los ojos vendados.

El ciego callará
por ser tan solo ciego.

El mudo no verá
por no tener el habla.

El rico sufrirá
cuando muera tan solo,

no arrastrará siquiera
la muerte su riqueza.

La honestidad está
tan cerca de la tumba.

El mendigo el único
que morirá tranquilo,

allí donde el irá
mejor se va desnudo.

Moverá la ruleta
ese único numero,

mientras corre la suerte
el infortunio aun duerme.

No levanta cabeza
aquel que solo apuesta.

Se despierta en silencio
al parar la ruleta.

Hoy se calla el fracaso
y naufraga la dicha.

Quien el alma levanta
es solo un espejismo.

Si se caen castillos
debe ser por la arena.

Quien no riega su flor
nada sabe de el mismo.

¿será el alma perpetua?
si no surge el futuro.

el 23/7/12 J.LL.Folch
Licencia Creative Commons
Decesos por J.LL.Folch se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en https://jllopart.wordpress.com/2012/07/25/decesos.

Soneto: Siete veces

Siete veces

Ser el color que el arco iris atrae,
ganar la identidad de tal visión
y, ser el sucesor del aluvión,
encaramado cuando el sol decae;

en la mas alta cumbre del que trae
color de luz la más pura ilusión;
color de reflexión para la unción,
cuando la parca la memoria extrae,

cuando el ser deja ya de ser acción,
siete veces quisiera ser color,
siete veces quisiera ser canción;

y apagar siete veces el dolor,
de nuestras vidas la mas cruel prisión,
en la que el odio encierra al puro amor.

el 22/7/12 J.LL.Folch
Licencia Creative Commons
Siete veces por J.LL.Folch se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en jllopart.wordpress.com.

Soneto: Vereda

Vereda

Recordará mi triste andar otros caminos,
otros paisajes, otros grandes laberintos,
veredas tan antiguas llenas de jacintos,
collares son del monte, guían los destinos.

Hoy el ave rapaz dueña de sus instintos,
dirige su mirada de ojos asesinos,
sobre unos pasos viejos de unos pies cansinos
y, guarda aun el pasado recuerdos distintos.

Virgen aun la vereda a los pasos humanos,
paseo al infinito a seres trasparentes,
a sombras voladoras. Cercanas las manos

al cielo irreverente, hallan a los ausentes
aquellos que en la tierra fueron mis hermanos,
hoy son de la rapaz sus más fieles sirvientes.

el 20/7/12 J.LL.Folch
Licencia Creative Commons
Vereda por J.LL.Folch se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en jllopart.wordpress.com.

Soneto: Ojal

Ojal

Ojal de una camisa que si aprieta,
del cuello es el final del espantajo,
ayer era uniforme hoy es andrajo,
hoy es presentación triste tarjeta.

Ahora es el final en triste meta,
no alcanzará el botón por más trabajo,
en abrochar el cuello del marrajo
hoy tiene la razón aquel profeta:

“No hay alfiler que lo pase un camello”;
ni tampoco hay ojal que alcance al cielo,
negociando en ser útil a tal cuello.

La soga es el mejor ojal de duelo,
quiza una solución de los más bello,
que el cuello ciña al rey del gran camelo.

el 20/7/12 J.LL.Folch
Licencia Creative Commons
Ojal por J.LL.Folch se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en jllopart.wordpress.com.

Soneto: Nuevo día

nuevo día

espera lentamente al nuevo día,
que él abra las ventanas del presente,
que anuncie su llegada de lo ausente:
que el llanto se convierta en alegría,

que en hielo se convierta en agua fría,
allí donde las sombras son la fuente
y, lave con amor el mal latente,
aquel que con la noche de odio ardía.

Espera que al final de la jornada,
el faro sea luz y un fiel vigía
y, lleve hacia buen puerto la llamada;

esa que la cordura hoy bien medía,
sobre esa tierra roja calcinada,
sobre esa tierra estéril agrietada.

el 20/7/12 J.LL.Folch
Licencia Creative Commons
Nuevo día por J.LL.Folch se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en jllopart.wordpress.com.