Soneto: La recompensa

La recompensa

¿Acaso no lloraste algunas veces,
y muchas no reíste en demasía?
A veces lo que cuesta la alegría
otros la han de pagar con intereses.

¿Acaso de vergüenza no enrojeces?
al descubrir lo que antes allí había;
-en donde la flor lenta se moría
fue tiempo un recipiente de sandeces.-

Esperas del destino algo más bueno,
que vaya más allá de un triste abrazo,
que sea tan potente como un trueno,

y sea algo mas nítido que un rayo,
como es el horizonte hecho de un trazo
como la flor que da el jardín en mayo.

9/1/16 j.ll.folch

Licencia Creative Commons
La recompensa por j.ll.foclh se distribuye bajo unaLicencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra enhttps://jllopart.wordpress.com/2016/01/09/soneto-la-recompensa/.

7 pensamientos en “Soneto: La recompensa

  1. Magnifico soneto que marca en líneas generales lo que es nuestro constante devenir. Damos muchos pasos positivos y también de vez en cuando tropezamos. Tanto aciertos como errores son parte de nosotros y lo asumimos. Te felicito, poeta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.